Los monotributistas tendrán tiempo hasta el próximo viernes 20 de julio para efectuar el trámite de recategorización correspondiente para el período que va de julio 2017 a junio de este año.

Las modificaciones son necesarias para quienes hayan modificado los parámetros de encuadre. También para aquellos que debieron cambiar su categoría en el vencimiento del mes de mayo pasado y no lo hicieron.

Según un informe, luego de la última reforma (ley 27.430) hubo cambios en el Régimen Simplificado, que ya comenzaron a regir desde el 1 de junio pasado.

Además, hay anuncios sobre que en unos meses ya no se podrán utilizar más facturas de papel, debiendo facturar únicamente bajo la modalidad de factura electrónica o mediante el uso de controladores fiscales.

La Afip determinó que la recategorización cuatrimestral, que originalmente correspondía al 20 de mayo, se tomará como válida si se efectúa hasta el 20 de julio de 2018.

De esta manera, ese trámite deben hacerlo ahora quienes no cumplieron con esa recategorización. La pregunta que queda es si los que tenían que subir de categoría en ese momento, deberían ahora ingresar las diferencias de las cuotas, por los meses de junio y de julio, comparando los importes de cada concepto que debían haber abonado y lo que pagaron.

En su momento a través de la Resolución General 4235, la AFIP dispuso lo siguiente: “La recategorización en el Régimen Simplificado (RS) correspondiente al cuatrimestre enero/abril de 2018, se considerará cumplida en término siempre que el pequeño contribuyente proceda a efectuar la recategorización correspondiente al semestre enero/junio de 2018, en los plazos y condiciones que a tales efectos disponga este Organismo”.

En este punto, entonces, se tendría que aclarar si los pequeños contribuyentes deben o no pagar esas diferencias de las mensualidades de los dos meses; o esa diferencia fue condonada, cosa que no parece.

A partir de ahora las recategorizaciones serán semestrales, habrá dos por año en julio y enero. Para este trámite habrá que ver cómo evolucionaron los parámetros de ingresos, los alquileres devengados y energía consumida en los últimos doce meses anteriores.