Un número increíble de casos de acoso se registró durante el Mundial de Rusia: 45 mujeres fueron acosadas, y 15 de ellas eran periodistas que están cubriendo el evento. Este dato surgió desde las autoridades de la FIFA el miércoles durante el panel de discusión sobre Diversidad y Antidiscriminación presentado en el estadio Luzhniki de Moscú.

Es por esto que la Federación Internacional de Fútbol exigió a la televisación oficial y le pidió a las cadenas de televisión que retransmiten los partidos que dejen de enfocar mujeres en las gradas durante los partidos.

“Hasta el momento, hemos registrado 30 casos de sexismo, la mayoría a mujeres rusas que fueron abordadas por parte de aficionados de otros países, y hubo otros 15 casos de acoso a periodistas. Este número puede ser diez veces mayor, pero muchos no son registrados”, informó Piara Powar, director ejecutivo de FARE, la entidad encargada por la FIFA para monitorizar la discriminación y el racismo en el fútbol.

A estos aficionados se les retiró el FAN ID, la identificación que necesitan los aficionados y que funciona en realidad como un visado, lo que supone, en la práctica, su expulsión del país.

“Estos casos se registraron fuera de los estadios y sabemos de ellos por los medios o la redes sociales, que nos permiten monitorizar de una mejor forma”, indicó Federico Addiechi, presidente de la Comisión para la Diversidad y Antidiscriminación de la FIFA.