Después del calvario que le tocó vivir en relación a un cortocircuito con su hija Morena, Jorge Rial compartió en su instagram una foto de ella en la que se la ve feliz, luego de mucho tiempo de atravesar lo que él miso definió, como “una pesadilla”.

Además, el conductor de Intrusos (América, a las 13) le dedicó unas sentidas palabras: “Por fin volvió la sonrisa que tanto extrañaba. La vida pone pruebas. Enoja. Aleja. Te hace creer que no se puede más. Pero si. El amor es indestructible”.

Jorge Rial destrozó al entorno “nefasto” que tuvo Morena en los últimos tiempos

“Aunque aparezcan cientos para dinamitarlos. Morena es fuerte. Tiene ganas de vivir. De volver a ser quien era. Una mujer en busca de su lugar en el mundo. Y esta otra vez en el camino correcto. Amada. Cuidada. Rodeada de la gente que la ama. Los de siempre. Su hermana. Su familia. Sus buenos amigos”.

“Nada puede vencer al amor. Volvemos juntos al camino que decidimos recorrer hace casi 20 años. Con mucha paciencia porque el tiempo juega a nuestro favor. Crecer duele. Pero el amor sana. Y en eso nadie nos gana, hija”.

Si bien el periodista sabe que falta un montón en la recuperación de su hija, desde la internación en la clínica Ineba esperaba este momento. “Estoy feliz. La volví a ver sonreír”, le dijo a Clarín.

Desde hace unos meses, la relación entre padre e hija se había quebrado, a tal punto que Morena se alejó de toda su familia y se acercó a un entorno que Rial definió como “nefasto”.

Inclusive el conductor se había alejado durante unos días de su programa para dedicarse tiempo completo a su hija. Hasta debió afrontar situaciones complicadas de salud, “Casi se muere”, llegó a contar después de un episodio en el que tuvieron que internarla desangrada y con un cuadro grave de anemia.

Durante ese tiempo, Morena denunció -entre otras cosas- que había sufrido un intento de violación por parte del chofer de su padre, que su madre (por Silvia D’Auro) le pegaba y que no la dejaban ser feliz con su nuevo entorno, que incluía a los hermanos Ulises y Natacha Jaitt, enfrentados con Rial.

“A Morena casi la matan, le han robado mucha plata y le están haciendo un daño tremendo. Le pido a los hermanos nefastos que se alejen y me dejen a mí encargarme de la recuperación de mi hija”, había pedido el periodista en uno de sus editoriales al hablar del tema en Intrusos.