La audiencia se llevó a cabo en los tribunales de Venado Tuerto.

Un joven de 21 años identificado como Joaquín Daniel Romero fue condenado a cinco años de prisión de cumplimiento efectivo por ser autor de tres hechos ilícitos ocurridos en la ciudad de Rafaela. Así lo resolvió la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Cristina Fortunato, en el marco de un juicio en el que se abreviaron los procedimientos realizado en los tribunales rafaelinos.

La fiscal Gabriela Lema investigó los ilícitos cometidos por Romero. La condena fue por tres hechos ilícitos por los que la funcionaria del MPA le atribuyó la autoría de los delitos de robo calificado por escalamiento y violación de domicilio (primer hecho); robo calificado por ser de vehículo en la vía pública (segundo hecho) y robo calificado por el uso de arma blanca (tercer hecho). Todos los delitos fueron atribuidos en concurso real entre sí.

Los hechos

El primer ilícito que investigó la funcionaria fue el jueves 3 de mayo en una vivienda ubicada en calle Azcuénaga al 1500 de Rafaela. “Minutos antes de la medianoche, Romero ingresó al inmueble para lo cual debió trepar un tapial y las rejas de casi dos metros altura. Luego forzó la ventana del frente e ingresó a la casa“, precisó la fiscal en la audiencia.

“Sustrajo distintos elementos electrónicos, una colección de cuchillos y una cortadora de césped eléctrica y escapó del lugar”, agregó Lema.

La funcionaria del MPA también informó que “el miércoles 30 de mayo, aproximadamente a las 13:30, Romero sustrajo una motocicleta que estaba estacionada en la calle Eros Faraudello al 1700, también de Rafaela. Para lograr su objetivo debió romper el traba volante que tenía colocado. Luego corrió con esta motocicleta por la calle en contramano y se dio a la fuga”.

El último hecho ilícito fue cometido el domingo 10 de junio. “Pasada 1:40 de la madrugada, el condenado circulaba en bicicleta en inmediaciones de la intersección de las calles J.J. Paso y Washington, donde abordó a una menor de edad que caminaba por la calle”, relató Lema. “Se bajó de la bicicleta y le exigió el teléfono celular a la víctima, mientras le mostraba un arma blanca. La menor se resistió, forcejearon, pudo soltarse y trató de escapar, pero Romero la alcanzó, se abalanzó y se le subió encima. Le sustrajo el teléfono celular y se dio a la fuga en la bicicleta que conducía”, concluyó Lema.