Si nos resultaba atractiva la idea de los drones de Facebook que llevarían internet a zonas remotas, será mejor buscar hacia otros proyectos de diferentes compañas.

Facebook dejará de diseñar y fabricar sus propios drones, y cerrará las instalaciones en la ciudad británica de Bridgwater. La explicación para ello es que no es necesario hacerlo cuando las empresas lideres en el sector aeroespacial han estado diseñando sus propias naves de gran altitud.

Por ese motivo, la red social se enfocará en desarrollar particularmente los sistemas de acceso a internet de gran altitud y trabajará con socios para desarrollar la conectividad y ponerla en la altura.

Si bien el proyecto original resultaba atractivo, tuvo muchos inconvenientes técnicos y seguramente esas dificultades llevaron a Facebook a tomar la drástica decisión.