Molinos Río de la Plata se desprendió de la marca de pastas secas Vizzolini, que fue adquirida por la empresa Bonafide del grupo Carozzi, debido a la intervención de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, informó este lunes el Ministerio de Producción de la Nación que conduce Dante Sica.

Para evitar el incremento en la participación de mercado de pastas secas de Molinos Río de la Plata, lo que hubiera afectado la competencia, la Secretaría de Comercio instruyó la venta de la marca Vizzolini, indicó Producción en un comunicado.

Defensa de la Competencia estudió el caso y la Secretaría de Comercio impuso la venta de la marca Vizzolini a Molinos, una de las cuatro marcas que adquirió en 2014 a Mondelez.

“En el análisis de Defensa de la Competencia se comprobó que Molinos había subido los precios de algunas marcas en relación al promedio de precios del mercado de pastas”, aseguró el presidente de la CNDC, Esteban Greco.

“Por primera vez en la historia de Defensa de la Competencia en Argentina y en los términos de la ley, concretamos un procedimiento novedoso, que es habitual en los Estados Unidos y la Unión Europea. Se trata de una operación de fusión o adquisición de compañías aprobada con una desinversión definitiva e irrevocable previamente implementada”, agregó.

Molinos compró en 2014 a Mondelez cuatro marcas de pastas secas: Terrabusi, Don Felipe, Canale y Vizzolini; con esa operación, Molinos, líder del mercado con sus marcas Lucchetti, Don Vicente, Matarazzo, Favorita, Manera y Del Verde, sumó cuatro marcas más.

“Con esta medida estamos restituyendo una marca para que haya mayor cantidad de opciones para los consumidores”, explicó Greco, quien agregó: “Permitimos el ingreso de una nueva empresa al mercado, una multilatina de origen chileno con experiencia en el mercado de pastas secas, con el objetivo de lograr un mercado más competitivo”.