Los centros de salud municipales sumaron 20.782 nuevos pacientes en el período comprendido entre octubre del año pasado y marzo de este año, según datos brindados desde la Secretaría de Salud Pública del municipio.

Los datos marcan que los efectos de la inflación y la pérdida de puestos de trabajo hicieron que muchos rosarinos debieran volcarse a la salud pública. La cifra marca un aumento del 7 por ciento en la demanda anual que enfrenta la red de salud municipal.

Según indicó el secretario de Salud Pública del municipio, Leonardo Caruana, “las decisiones en materia macroeconómica no quedan sólo allí, sino que tienen su impacto en la vida social y en la subjetividad de las personas”. Según el funcionario, esta tendencia seguirá incrementándose.

Así, los consultorios de los centros de salud reciben demandas de los sectores de la población más castigados por la crisis económica.