Los aumentos de las tarifas dispararon el debate en torno al peso que tiene la carga impositiva en las boletas de luz y gas, por lo que aparecieron proyectos para su eliminación total o parcial. Pero, ¿qué impacto tienen esos fondos en las arcas públicas del municipio rosarino? Las proyecciones para este año marcan que esos tributos alcanzarían los 700 millones de pesos y podrían llegar a los mil millones en 2019 si continúan las subas de los costos de la energía debido a la reducción de subsidios y a la devaluación del peso.
¿Cuál es el impacto para el bolsillo de los usuarios? Alrededor del 9 por ciento del valor total de la boleta. Otro 21 por ciento de la carga fiscal corresponde al impuesto al valor agregado (IVA), que cobra la Nación.

Leer más: Reclaman contra los impuestos provinciales en las boletas de energía eléctrica

En la última discusión por la tarifa del boleto reapareció el tema de las tasas porque, según distintas fuentes del Concejo, en el marco del acuerdo entre el socialismo y Cambiemos para lograr una suba, estuvo sobre la mesa la posibilidad de analizar el proyecto del edil Roy López Molina de eliminar totalmente las tasas de las boletas de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) y de Litoral Gas.

Algunas fuentes señalaron que, de habilitarse ese debate, sólo se tendría en cuenta una rebaja o quita recién a partir de 2019. El virtual freno que opera entre los principales bloques para habilitar discusiones sobre reducciones tributarias en el Concejo es que aspiran a tener chance de ser gobierno a partir del 10 de diciembre de 2019 y nadie quiere un retroceso en las cuentas del municipio de acceder al Palacio de los Leones.

Tarifazos

El impacto de las tasas e impuestos comenzó a cobrar relevancia para las arcas públicas y en el bolsillo de los usuarios a medida de que se sucedieron los fuertes aumentos tarifarios de los últimos meses.

El jefe del bloque de Cambiemos introdujo a fines de abril un proyecto que pretende eliminar las tasas en la luz y el gas. En tanto, una iniciativa más acotada en cuanto al alcance de los beneficiarios y tributos es la de la concejala Norma López, quien plantea la exención en las facturas de luz y gas para jubilados, clubes de barrio, vecinales, salas de teatro y ex combatientes de Malvinas, entre otros.

En la factura de los usuarios de la EPE, el peso de los impuestos nacionales, provinciales y municipales ronda el 30 por ciento del total. La composición impositiva de lo que se paga en la boleta tiene como principal componente al IVA (21 por ciento). Después le sigue la ley Nº 7.797, que establece un 6 por ciento del básico que se destina a los municipios y comunas y es un ingreso con el que cuentan los estados locales de libre disponibilidad; la ley 6.604, que es el 1,5 por ciento del básico para el Fondo de Electrificación Rural y la cuota de alumbrado público, donde la empresa estatal es agente de retención. También está ley Nº 12.692, que establece un monto fijo muy bajo por usuario para la promoción de las energías renovables. Esos componentes impositivos se llevan el 29,4 por ciento de la factura de los santafesinos.

Según se desprende del presupuesto ejecutado en 2017 exceptuando los recursos del IVA (nacionales), el Estado municipal recaudó por estos conceptos —incluida la tasa de derecho de registro e inspección (Drei) que pagó Litoral Gas— casi 500 millones de pesos. Para 2018 se prevé que el monto de esos recursos supere los 700 millones de pesos por los aumentos del 35,5 por ciento de la EPE y el 40 por ciento promedio del gas, y que podría ser aún mayor si finalmente se introducen nuevos incrementos en las tarifas en el último trimestre del año como dejaron entrever desde distintas áreas del gobierno nacional.

De esta manera, los recursos provenientes de la recaudación de tasas y Drei durante el 2018 podrían llegar a representar cerca del 10 por ciento de los ingresos propios del municipio de Rosario.

Fuentes de distintos espacios políticos coincidieron en que los ingresos pueden llegar y hasta superar los mil millones de pesos en 2019.