En pocas horas la Argentina estará o no un paso más cerca de la legalización del aborto. La iniciativa, por ahora, está en manos de los diputados a quienes un Grupo de Trabajo de la Organización de Naciones Unidas instó a aprobarla. A través de un comunicado, el organismo felicitó a los legisladores argentinos “por su consideración de un proyecto de ley que despenaliza la interrupción del embarazo en las primeras catorce semanas”.

Leer más:

En vivo: el minuto a minuto del debate histórico en Diputados por el aborto legal

Al mismo tiempo, el Grupo de Trabajo sobre la cuestión de la discriminación contra la mujer en la legislación y en la práctica marcó postura e instó al Congreso a “aprobar dicho proyecto”. “Acogemos con beneplácito la importante medida que se está tomando para garantizarle a las mujeres todos sus derechos humanos, incluidos los derechos a la igualdad, dignidad, autonomía, información e integridad corporal y respeto a la vida privada y al más alto nivel posible de salud, incluida la salud sexual y reproductiva sin discriminación” agregó.

El organismo sostuvo que la penalización del aborto y la falta de acceso adecuado a los servicios para la interrupción de un embarazo no deseado constituyen discriminación basada en el sexo. En este sentido, tal marco legal va “en contravención del artículo 2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR por sus siglas en inglés), ratificado por la Argentina el 8 de agosto de 1986 y el artículo 2 de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer, ratificado por Argentina el 15 de julio de 1985”.