Un invierno que pinta bien frío, por estos días con un avance polar, y la crisis económica pegando duro, forman el marco de necesidad más apremiante para quienes se encuentran en situación de calle. Y como la colaboración se requiere ya, mañana habrá dos movidas para sumar recursos a la asistencia a personas indigentes.

Desde las 18, en Pellegrini y Oroño, frente al Museo Castagnino, se llevará adelante La Noche de las Frazadas: un encuentro animado por populares bandas donde se donarán cobijas y mantas, único abrigo que recibirá el Movimiento Solidario para seguir repartiendo junto a raciones de comida caliente. Esa misma noche, unos 25 estudiantes de Derecho que integran el colectivo Universitarios Solidarios también saldrán de recorrida con 50 platos para distribuir en las calles, a la par de asistencia jurídica y social.

Leer más: Por la devaluación y el shock tarifario, la pobreza volverá a alcanzar 29%

Cuando comienzan las bajas temperaturas, distintas agrupaciones recorren las calles para ofrecer su ayuda. Los Ex Combatientes de Malvinas reparten comida caliente, al igual que el Movimiento Solidario Rosario y, a partir de mañana, también Universitarios Solidarios.

“Hay mucha gente en situación de calle que está sufriendo muchísimo el frío, que la está pasando muy mal, así que necesita que le acerquemos frazadas”, adelantó el referente de Movimiento Solidario, Ricardo Camarasa, a cuyos integrantes se unirá una “cálida juntada de músicos” para sumar animación y ritmo popular a la jornada.

A la movida, que se prolongará hasta las 22, se anotaron bandas convocantes como Cielo Razzo, Patagonia Revelde, Mamita Peyote, Los Bardos, Fluido, Coki & the Killer Burritos, Farolitos y Bulldog, bajo el hashtag de #TuFrazadaAbriga.

Eso si: Camarasa aclaró que no recibirán otro tipo de abrigo que no sea el pedido, es decir, colchas, mantas, cobijas y frazadas. Esos elementos de protección luego se sumarán al reparto diario que los voluntarios realizan por cuatro zonas de la ciudad para atender a una población en situación de calle que fluctúa entre 300 y 500 personas.

Los núcleos urbanos que recorre el Movimiento Solidario Rosario son los que rodean a la terminal de ómnibus, la Facultad de Medicina y el Hospital Centenario; la zona de Oroño y Pellegrini; el tramo final de Pellegrini junto al Planetario y el bajo, y las peatonales Córdoba y San Martín.

Comida, abrigo y trámites

Allí, por las noches, los voluntarios entregan abrigo y comida caliente, pero a la vez ayudan a la gente a realizar tramitaciones vitales (desde el DNI hasta la asignación universal por hijo, tarjetas de ciudadanía, jubilación u otros beneficios sociales) y se esfuerzan por que todo ese trabajo de asistencia (incluidas capacitación y alfabetización) oriente a superar la condición de calle.

“En los últimos 30 días salimos con personal de la Ansés y logramos acercar esos trámites a más de 50 personas”, recordó Camarasa.

A una tarea similar se abocará también a partir de mañana un grupo de alumnos de Derecho de la UNR identificados como Universitarios Solidarios.

Con el visto bueno de su facultad, y en la propia cocina de la institución, prepararán todas las noches unas 50 raciones (como arroz con pollo, fideos con salsa, o bifes de hígado con cebolla) y la distribuirán por un circuito que ya tienen relevado, donde además buscarán acompañar a las personas en situación de calle en trámites de ciudadanía que alivien su realidad.

Uno de los referentes de la organización, Cristian Fdel, confió en poder sostener la cruzada mediante donaciones, un gesto que alentó a mantener en el tiempo, y explicó que la ayuda alimentaria es además una “herramienta” para encarar otro tipo de promoción social.

Esas movidas se sumarán a dos clásicos invernales en Rosario: el refugio Sol de Noche (pasaje Marconi 2040) y el municipal (Abanderado Grandoli al 3400).

Entre los dos albergues, por estos días se aloja a un centenar de personas. Según datos de la Secretaría de Desarrollo Social, el refugio municipal se encuentra funcionando, desde el domingo pasado, con “ocupación plena” de sus 45 plazas, todas para varones.

Sol de Noche, en cambio, aún dispone de un par de camas libres, ya que está alojando a unas 58 o 59 personas (unas ocho de ellas mujeres).

“Desde que (el 3 de mayo) se reabrió el refugio municipal, ya no nos queda gente afuera”, afirmó con alivio la vicepresidenta de la ONG, Jorgelina Calderón, quien sin embargo dejó en claro que se sienten, cada vez con mayor crudeza, otras necesidades (ver aparte).

Ola polar

El Servicio Meteorológico alertó sobre el avance de una “masa de aire de origen polar” que ayer comenzó a avanzar desde la Patagonia. En la región central se esperan mínimas de entre -3 y 4 grados, con máximas de no más de 11 o 12. En Rosario, entre mañana y pasado se prevén marcas por debajo de cero.