El Hantavirus es una enfermedad viral poco frecuente que puede ser grave para las personas.

La principal forma de transmisión ocurre través de la inhalación de aire contaminado con excreciones de roedores silvestres, los cuales mantienen el virus en el ambiente.

Se presenta con síntomas inespecíficos y comunes a otras enfermedades, como fiebre, dolor de cabeza y músculos, mareos, escalofríos, náuseas, vómitos o diarrea. Debido a ello es importante consultar al médico ante cualquier síntoma.

Para prevenir esta la enfermedad y otras transmitidas por roedores, es importante evitar el contacto directo o la convivencia con los mismos.

Por lo tanto, se recomienda:
Eliminar la acumulación objetos que puedan servir de refugio y alimento para roedores.
No depositar residuos ni basura domiciliaria en el suelo, sino en contenedores sobreelevados.
Preservar los depredadores naturales de los roedores (gatos, lechuzas, etc).

En el caso de ingresar a lugares frecuentado por roedores, es importante:
Ventilar el lugar antes de entrar
Mojar la superficie con una dilución de lavandina en agua al 10% (1 parte de lavandina en 9 de agua) y dejar actuar durante media hora.
Limpiar el lugar utilizando protección personal (guantes, botas de goma, barbijo)
Utilizar guantes y botas de goma para realizar cualquier tarea en lugares húmedos, con aguas estancadas y/o con animales o de limpieza en lugares con roedores.
Evitar la inmersión en aguas estancadas, y procurar que los niñ os no jueguen en charcos o barro.

Consultar al centro de atención más cercano ante cualquier síntoma.