Después de enfrentar graves denuncias de abusos sexuales, y de varias reuniones, el papa Francisco aceptó la renuncia de 3 de los 34 obispos chilenos que habían presentado su renuncia por estar acusados de encubrir al sacerdote pedófilo Fernando Karadima.

A través de un comunicado, el Vaticano informó que el Papa aceptó la renuncia de Cristián Caro Cordero, Gonzalo Duarte García y Juan de la Cruz Barros.

El 11 de mayo pasado, los 34 obispos presentaron su renuncia al Pontífice en medio del encuentro que se llevó a cabo en la residencia Santa Marta.