Esta aparente contradicción en el arranque del año se explica desde el sector empresarial en que los usuarios advierten una tendencia al alza de los combustibles líquidos -producto sobre todo del precio internacional del crudo y de la apreciación del dólar- por lo que anticipan un combustible alternativo.

La Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), en base a los registros del Enargas, destacó que a marzo de 2018 la tendencia es al descenso en la entrega de GNC para su comercialización en estaciones de servicio, en comparación con los primeros trimestres de 2016 y 2017.

De acuerdo a la demanda registrada por el Enargas en el 1° trimestre 2016 se entregaron 720.103 m3; en 2017 fue de 631.276 m3 y en 2018 unos 589.566 m3, lo cual refleja una caída trienal del 18.13%.

En el sector se explicó que la industria del GNC destinada al segmento automotor registró una caída que acompañó el proceso de Revisión Tarifaria Integral que atraviesa el gas natural desde comienzos de 2016, un comportamiento que también se observa en la retracción residencial.

El panorama del negocio del GNC se complementa con el registro de las conversiones que los usuarios concretan en sus vehículos para poder utilizar el gas como combustible.

En este caso, Cecha al comparar los cuatrimestres de los años 2016, 2017 y 2018, señaló que se registra un indicio positivo con un 34,71% de aumento actual de las conversiones frente al año pasado pero aún más bajo que el anterior.

Es decir, que si se compara el primer cuatrimestre del 2016 con 53.385 conversiones, el mismo período de 2018 arroja una retracción del 25,88%, o sea 13.817 conversiones.

Pero si se compara 2018 con el primer trimestre de 2017, hay un crecimiento interanual del 34,7%, es decir una diferencia de 10.196 conversiones.