Torre Vilaseca

Pandolfi señala que ” Desde que se conoció la noticia de la posible construcción de un edificio de 20 pisos en nuestra ciudad hemos escuchado voces a favor y en contra de dicha construcción”.

Leer más: Edificio Vilaseca: “Este proyecto es una locura”

“En calidad de vecinalista, y por ser justo en este tiempo Presidente de la vecinal en donde se planea emplazar esta obra, corresponde entenderme del tema y dar mi opinión al respecto por lo menos en algunas cuestiones puntuales que me parecen deben incorporarse a la agenda de puntos que ya tiene el tema para pensarlas, debatirlas y construirlas:

1) La necesidad de viviendas y el compromiso empresarial.
2) La planificación o la crisis. Excepciones ¿la regla general?
3) La gran preocupación de los vecinos: Los servicios públicos (que ya son malos y escasos)
4) Los conocidos objetivos de la inversión y los verdaderos.

La necesidad de viviendas y el compromiso empresarial.

Desde hace muchos años viene siendo una necesidad la construcción de viviendas para cubrir un déficit habitacional que ha alcanzado cantidades y porcentajes por demás altos, es por eso que en este sentido las inversiones que se realicen en este aspecto son extremadamente necesarias, sean estas del sector público o privado. Ahora, ¿Esta inversión es una de esas tan necesarias inversiones? La verdad es que no lo sabemos, la convocatoria a la comisión de participación ciudadana que trato este tema dejo más dudas que certezas en este y en tantos otros aspectos, en ningún momento se planteo si las viviendas que se piensan construir van a ser destinadas a alquiler o a la venta, ni tampoco sabemos si tendrán como destino primera o única vivienda para aquellos que compren, o si van a tener una financiación especial para priorizar estos casos. Seguro me dirán que ese ya no es problema de la comunidad sino un negocio del grupo inversor, pero entonces, ¿para qué convocar a la reunión de participación ciudadana? ¿Acaso los inversores no tienen compromiso social para intentar solucionar este tan grave problema que tenemos? Lo que me lleva a la pregunta ¿Cuál es el motivo entonces de la inversión?

La planificación o la crisis. “Excepciones” ¿La regla general?

Por otra parte tenemos que, entre todos los vecinos y sobre todos los profesionales en las materias que competen a esta obra y otras obras que podrían generarse, debemos pensar en qué tipo de ciudad queremos para dentro de 15, 25, 50 años y más.
No podemos vivir de excepciones como regla general, ni mucho menos otorgar una excepción tan sobrepasada de la regla general cuando a otros por muchísimo, pero muchísimo menos se le ha negado. Cito dos frases que me parecen relevantes:
“Los problemas y los conflictos no desaparecerán, seguirán siendo una parte inherente a los intentos de cambiar (o mantener) cualquier cosa en este mundo”.
” Existe una gran diferencia entre tomar esa decisión cuando las cosas surgen y hacerlo cuando estallan.”
Entonces, ¿Cómo queremos tomar esta decisión? ¿Pensándola entre todos o bajo presión?

La gran preocupación de los vecinos: Los servicios públicos (que ya son malos y escasos)

El avance de una ciudad debe planificarse, porque después es muy difícil volver atrás y deberemos soportar por mucho tiempo las consecuencias de errores de planificación, entre ellas, la que más preocupa a los vecinos del barrio y de la ciudad, que son el colapso de los servicios públicos: luz, agua y cloacas; en este último servicio, las cloacas como ejemplo de los demás servicios, con las que por mucho tiempo han lidiado los vecinos del sector Norte desde calle Almafuerte podrían llegar a sufrir un verdadero calvario de colapsar las mismas. Ni hablar del servicio de agua y electricidad donde verdaderas calamidades hemos sufrido, entonces, ¿Cómo será después cuando en una manzana donde había entre 30 y 40 hogares existan más de 100?.

Los conocidos objetivos de la inversión y los verdaderos.

En una nota conocida hace pocos días el Presidente del Centro Industrial y Comercial de Reconquista indicaba que se necesitaban inversiones productivas y de desarrollo y que se iban a generar 200 puestos de trabajo directos y cree que 150 más de forma indirecta, y ejemplificaba en algunas empresas emblemas de la ciudad y la región, justificando su entusiasmo por este emprendimiento. Coincido que estas empresas han sido importantes para el avance y consolidación de la industria y el empleo en la ciudad y la región, pero la construcción de un edificio está lejos de ser una inversión productiva, …y, veamos si podría llegar a ser una inversión de desarrollo. Gran parte de los arquitectos plantean muchas dudas a varios otros puntos que en esta nota no menciono, pero también al tipo de desarrollo, algo que debe intentar consensuarse. No creo que debamos dejar que el desarrollo de una ciudad se genere de forma irregular. Por ahora lo que deja la información que tenemos los ciudadanos es que solo es una inversión inmobiliaria.
El caso de los puestos de trabajo, algo también importante, es necesario que veamos la calidad y los sueldos de los mismos y por cuánto tiempo se conservarían. Si nos dejamos llevar por cantos de sirenas un beneficio momentáneo podría acarrear un gran perjuicio posterior.

El espíritu de estas líneas no es poner palos en la rueda del progreso sino que se escuchen todas las voces posibles, que debatamos, que pensemos y que preveamos que tipo de progreso queremos para nuestra ciudad, y que la participación ciudadana no sea solo escuchar para que luego tengamos que aceptar la imposición de una propuesta claramente cuestionada pero que logro la aprobación por mayoría simple de nuestros representantes en el Concejo y lo que es peor, en contra de una normativa generada por este mismo órgano democrático. Considero importante terminar con las excepciones a nuestras ordenanzas y de ser necesario deberían generarse nuevas normativa que contemple todo lo ya evaluado y que, todos los ciudadanos por igual nos ajustemos a ellas”.