La maniobra consistió en la presentación de una declaración jurada engañosa del Impuesto a las Ganancias durante el período fiscal 2016, que determinaba un saldo a favor del contribuyente de  $ 12.000 pesos.
El productor declaró un rendimiento por hectárea  que no se corresponde con el promedio que se obtiene en la región. Además, tampoco hay relación entre los precios declarados por cada bolsa de papa con los determinados por el Mercado Central de Buenos Aires.
Según los datos presentados por el contribuyente, el saldo de la cosecha correspondiente a ese período fue de 23 toneladas por hectárea. Sin embargo, la AFIP  detectó diferencias que llevaron la producción a 39  toneladas por hectárea. De esa divergencia, surgen los ingresos omitidos por más de 3.600.000 pesos.
Como resultado de la verificación, el contribuyente presentó las declaraciones juradas rectificativas correspondientes, que arrojaron un saldo a ingresar de $ 1. 263.000 pesos.