a mañana de Barcelona arrojó la peor noticia posible para la Selección Argentina. Manuel Lanzini sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha y se perderá el Mundial.

El volante ofensivo de West Ham se había ganado un lugar en pocos partidos con la celeste y blanca, en los que había mostrado atrevimiento y gol. Su potencial sociedad con Lionel Messi ilusionaba y estaba en los planes de Jorge Sampaoli, quien lo pensaba como titular.