Pablo, dueño del emprendimiento, contó lo sucedido: “El sábado a la tarde vinimos a buscar equipamiento para ir a un evento y nos encontramos con que faltaba todo tipo de equipos muy costosos: consolas digitales, parlantes, televisores LED, computadoras y un drone”,  enumeró.

“Ya hicimos la denuncia y estamos tratando de resolver cómo seguir. Son herramientas de laburo y ya tenemos compromisos asumidos”, lamentó.

El entrevistado detalló que los equipos son “muy específicos” y que “no cualquiera sabe o puede utilizarlos”. El objetivo de la difusión es que si a alguien le ofrecen estos aparatos, sepa que son robados: que no los compre y que dé inmediato aviso a la Policía.

“Todavía no me animé a hacer el cálculo del monto de los equipos robados, pero es mucho dinero”, se sinceró.

Además, aprovechó el espacio para reconocer el apoyo recibido: “Gracias a Dios, tenemos muchos amigos de otras empresas de sonido para evento y nos han hablado para prestarnos algunos equipos, así podemos atender los compromisos cercanos que tenemos. Les agradecemos muchísimo a todos los colegas del rubro”, concluyó.