La Argentina y el FMI acordaron este jueves un programa Stand-by con una duración de 36 meses por unos U$S 50.000 millones, indicó el organismo.

“El plan económico a implementarse durante el programa fue presentado por Argentina y refuerza nuestro compromiso con la eliminación de los desbalances económicos que han aquejado a nuestro país por décadas”, informó el Gobierno.

Desde el Centro Cultural Kirchner, Dujovne aseguró que el Gobierno recurrió al FMI “de manera preventiva para evitar una crisis” y para “conformar una economía que crezca por mucho tiempo sin crisis”.

En ese sentido, el Gobierno acelerará la reducción del déficit fiscal para alcanzar la convergencia en dos años: el rojo de este año ahora pasará del 3,2% original al 2,7% acordado. Luego, irá a 1,3% en 2019 y 0% en 2020 (antes estaba proyectado en 1,2%). Para 2021 se aspira a un superávit del 0,5%.

Por su parte, el presidente del Banco Central (BCRA), Federico Sturzenegger, fue el encargado de anunciar las nuevas metas de inflación: 17% en 2019; 13% en 2020; y 9% en 2021. Para este año, sin embargo, “no hay meta” de suba de precios, tal como había planeado la Casa Rosada a principio de año.

Para reducir la inflación, la máxima autoridad bancaria del país implementará varias medidas. “A partir de este momento, el BCRA deja de transferir recursos al Tesoro. Es algo histórico. Los argentinos le dimos el nombre de ‘la maquinita’. Hoy anunciamos que esa ‘maquinita’ se desenchufa“, aseguró Sturzenegger.

Además, adelantó que buscará achicar la ‘bola de nieve’ de las Letras del Banco Central. “El Tesoro nos pagará en tres años US$ 25.000 millones de letras intransferibles y nosotros con esa plata cancelaremos parte de las Lebacs”, explicó.

En tercer lugar, el BCRA no emitirá más pesos para comprar dólares del Tesoro. A través de este combo, que busca reducir la cantidad de moneda en circulación, el Gobierno espera combatir la inflación.

Leer más:

Dujovne y Sturzenegger darán una conferencia de prensa a las 19

Mientras tanto, el presidente de la máxima autoridad bancaria no modificará la política cambiaria. “Seguiremos con un tipo de cambio flotante. Eso no significa no intervenir en el mercado. La idea es hacerlo para amortiguar shocks como los de mayo”, avisó.

En paralelo, el Ejecutivo enviará un proyecto de ley al Congreso para modificar la carta orgánica del BCRA, darle más autonomía y establecer puntualmente, según Sturzenegger, “la eliminación del financiamiento del Banco Central al Tesoro”.

Finalmente, el ministro de Hacienda reveló que el acuerdo con el FMI incluyó una “cláusula de salvaguarda social inédita” por la que el Gobierno puede aumentar el “gasto” en beneficios a los sectores más vulnerables, como la Asignación Universal por Hijo (AUH), si empeoran las variables socioeconómicas del país. En palabras de Dujovne, la Argentina “crecerá menos y tendrá más inflación” de lo previsto.