Federico Detarsio, médico infectólogo del SAMCO

El médico infectólogo del SamCo local, Federico Detarsio, dio precisiones de lo ocurrido ante un caso de tuberculosis que afectó a una docente esperancina y el operativo de salud que se puso en marcha para prevenir el contagio en sus pequeños alumnos. “Se actuó a tiempo, no hay nada de qué alarmarse”, tranquilizó.

Detarsio informó que “a mediados del mes pasado se tomó noticia de un acaso de tuberculosis pulmonar, enfermedad infecto contagiosa de las más antiguas conocidas”.

Aclaró que esto “es algo que no es noticia porque siempre hay casos; en este momento había dos o tres pacientes en tratamiento y el año pasado se llegó a tener cinco o seis pacientes en tratamiento simultáneo con lo cual estamos lejos de que sea una enfermedad erradicada –no solo en Argentina sino a nivel mundial- a pesar de que tiene cura y tratamiento gratuito”.

En este caso puntual, contó que “la paciente se encontraba en el exterior con lo cual la logística se dificultó porque había que sincronizar para coordinar el tratamiento con su posible llegada”. Sobre ese tratamiento, el galeno explicó que “se toma el caso individual pero a su vez paralelamente también se evalúan los contactos del paciente, en base a la cantidad de horas que pasan juntos y la cercanía con la persona, ya sea en el ámbito familiar, laboral y social. Se trata de tamizar quiénes serían los contactos que se encontrarían en riesgo”.

“Para contagiarse de tuberculosis no es como una gripe que estás con el enfermo y al otro día caés en cama, sino que se requiere de un contacto de muchas horas diarias (más de cuatro a seis horas respirando en el mismo ambiente) durante muchos días seguidos. Se trasmite por la tos y el estornudo donde los bacilos microscópicos quedan flotando en el ambiente y se inhalan”, puntualizó.