Del Frade pide explicaciones sobre los cursos docentes llamados Cajita Feliz

El diputado solicita información al Ministerio de Educación sobre los cursos pagos ofrecidos por universidades públicas y privadas a cambio de puntos para los concursos docentes.

Diputado Carlos Del Frade

El diputado provincial por el Frente Social y Popular, Carlos Del Frade, presentó hoy un proyecto de comunicación donde solicita explicaciones al Ministerio de Educación sobre “qué tipo de relación existe entre la cartera educativa y universidades públicas y privadas que ofrecen cursos pagos a cambio de puntos para los concursos docentes en enseñanza media, conocidos bajo la denominación de Cajita Feliz”.

Titularización docente

En los fundamentos, el diputado explica que “en el último concurso de titularización del nivel secundario y EEMPA de 2018 se evidenció un gran descontento de algunos docentes que, pese al aumento de su antigüedad y antecedentes, se encontraban en los escalafones en una posición más desfavorable aún que en el concurso anterior (2016)”.

“Los docentes denuncian que esto se debe a un sistema de cursos virtuales rentados, que constituyen un verdadero negocio en el que el vendedor asegura de antemano la cantidad de puntaje que se les será otorgado a quienes realicen tales cursos, en una suerte de intercambio comercial (compra-venta) de puntaje por dinero. Son conocidos como “Cajitas felices” porque se envían a domicilio en una caja que contiene varios libritos, siendo cada uno un curso que posteriormente se aprueba enviando un trabajo (en algunos casos dos o tres, en ocasiones cuestionarios de múltiple choise) y en la mayoría de los casos ni siquiera cuentan con plataforma virtual”, manifiesta Del Frade. Según el diputado, el problema es que los cursos son “excesivamente costosos y tienen “arreglado” de antemano el puntaje que la Junta de Escalafonamiento otorgará al docente por cada curso, excusados en una cantidad de horas totalmente ficticia”

Por su parte, Amsafe Rosario informó que, desde muchas escuelas, se está denunciando esta situación. En este sentido, la secretaria de Media y Técnica de Amsafe Rosario, Claudia Etcharry, explicó: “Antes que nada, queremos dejar en claro que, en ningún caso, la docencia se opone a la formación. Esto lo aclaramos porque algunos sostienen que esto tiene que ver con que los y las trabajadoras de la educación priorizamos quedarnos en casa sin hacer nada, al contrario, hay mucha demanda de capacitarse. Lo que no puede hacerse es generar un gran negocio de la educación, porque, además, pone en desventaja a quienes no cuentan con el dinero suficiente para pagar esas capacitaciones de un costo altísimo. La demanda que tuvimos siempre es la capacitación sea en servicio y gratuita. Lo que no quiere decir es que no haya capacitaciones pagas, porque incluso los posgrados de la UNR lo son, pero no puede ser que exista la compra-venta ilegitima, ya no de los conocimientos sino del puntaje”.

“Estamos convencidos que se trata de una forma de mercantilización de la educación que, por otro lado, produce grandes injusticias contra docentes que no pueden pagar esos cursos y cuyos años de antigüedad y experiencias son menospreciados por estos negocios. Es fundamental saber qué rol juega el Ministerio de Educación en estas operaciones. Por tales razones, les pido a mis pares el acompañamiento al presente Proyecto de Comunicación”, concluye Del Frade.