La oficina para defender a los inquilinos se estableció en 2014 pero nunca funcionó.

Pasaron cuatro años desde el 10 de abril de 2014. Aquel día, el Concejo Municipal de Casilda sancionó una ordenanza mediante la cual se establecía la creación de una oficina para defender los intereses de los inquilinos de la ciudad. Con mucha agua bajo el puente, y en un contexto de necesidad acentuado por los tarifazos que aquejan a la población, la dependencia nunca se dio a luz y pareció quedar en el olvido.

Respecto al tema, Roberto Meli, presidente del cuerpo legislativo local en aquel momento, expresó a Radio Casilda: “La oficina tenía una intención participativa, para que se encontraran representantes de las inmobiliarias y defensores de los usuarios. Eso bajo un ámbito de coordinación de la Secretaría de Acción Social del Municipio”. Y agregó que la idea era que la Municipalidad no corriera con gastos superfluos para la creación, utilizando infraestructuras ya existentes y trabajando con profesionales que ya se hallaran desempeñándose en la órbita pública para el funcionamiento de la oficina.

Según el ex edil del peronismo, la idea principal de la implementación, estaba dada en la creación de registros tanto de inquilinos como de locadores para viviendas y locales comerciales. La finalidad de ello, pasaba por constatar la cantidad de propiedades alquilables a los fines de evitar abusos en el precio de renta y controlar las condiciones de habitabilidad de los inmuebles en materia de estado estructural y servicios.

Trasladando aquel contexto al presente, Meli remarcó la necesidad de que la oficina pueda ser instalada y operar. “Estamos en una situación en la que más que nunca tendría que estar funcionando la oficina. Se ve una gran angustia en muchas familias cuyos alquileres se vencen o no llegan a pagar. Los valores afectan a los locales comerciales al punto que generan que varios emprendimientos se

clausuren o que muchas familias deban hacer mudanzas que obligan a alejarse del lugar en que vivían o deban hacerlo en casas de inferiores condiciones”, concluyó. ¿Tomará el asunto la actual gestión? La ordenanza aún espera su cumplimiento efectivo, tras promulgarse en tiempos donde todavía Juan Carlos Bacalini estaba a cargo de la intendencia.