Solo faltan diez días para que comience uno de los eventos más esperados por la mayoría de las personas alrededor del planeta: el mundial de fútbol 2018. Los pasajes y las entradas ya están comprados, pero hay otros factores importantes para el viaje que quizá no se hayan tenido en consideración: las condiciones sanitarias y de salud que se recomiendan para ir a Rusia y poder quedarse allí para ver los partidos sin contraer ninguna patología.

En los últimos días se conoció la noticia de que el Ministerio de Salud, según la agencia de noticias Télam, sugiere aplicarse la vacuna contra el sarampión para hacer este viaje. De acuerdo a la información difundida, es de gran importancia que la población escuche esta recomendación para evitar la reintroducción del virus en el país y la región. Sin embargo, hay dudas respecto de si todos deben aplicársela o si es una condición excluyente para poder viajar.

“Lo más conveniente es tener completo el calendario de vacunación nacional que cubre la mayoría de las patologías inmunoprevenibles a nivel mundial”, explica el Dr. Matías De Souza, especialista en infectología. A pesar de que no existe ningún tipo de restricción para viajar –tanto a la salida de Argentina como en el ingreso a Rusia-, es importante considerar que se sugiere que “los viajeros tengan el esquema de vacunación completo para su edad, según el Calendario Nacional de Vacunación”, indica el experto.

No obstante, para todos aquellos que no cuenten con las dos dosis recomendadas, “la vacuna se debe aplicar al menos quince días antes del viaje”, señala. Los niños de entre 6 y 11 meses que viajen a cualquier área de circulación viral activa “deben recibir una dosis de la vacuna triple viral, aunque la dosis no debe tenerse en cuenta como esquema de vacunación”, aclara el Dr. De Souza.

Si bien el experto el infectología destaca que para esta viaje solo se recomiendan las vacunas contra el sarampión, la hepatitis tipo A y B, existen recomendaciones estándares de prevención para viajeros, de modo tal que se pueda evitar que su salud se vea afectada de cualquier manera. El especialista señala en primer lugar “una consulta médica previa al viaje, ya que permitirá dar las medidas preventivas adecuadas e indicar las vacunas con tiempo suficiente”. Por otro lado, la actualización del calendario de vacunación rutinario –que cubre sarampión, rubeola, paperas, tétanos, difteria, pertusis, varicela, poliomielitis y gripe- siempre puede contribuir a la prevención del contagio de cualquier patología.

Para este viaje en particular se recomiendan únicamente las vacunas contra tres patologías: el sarampión y la hepatitis tipo A y B.

Por último, es importante destacar que en algunas regiones de Rusia existe el riesgo de contagio de diversas enfermedades transmitidas por garrapatas, como la encefalitis, por ejemplo. Por lo general, el vector se encuentra presente en zonas cercanas a bosques, por lo que el riesgo de contraer esta enfermedad por esta vía en las ciudades donde tendrá lugar el Mundial es bajo. Por otro lado, la encefalitis también se puede adquirir al ingerir productos lácteos no pasteurizados -leche y queso- de cabras, ovejas o vacas infectadas. Es necesario destacar, sin embargo, que existe un riesgo urbano muy bajo en San Petersburgo, Kaliningrado y Saransk, que aumenta en los suburbios boscosos, mientras que Moscú y los suburbios están libres de peligro.

Se trata de una patología endémica en áreas focales de Europa y Asia; “aproximadamente 5.000-13.000 casos se reportan cada año, con grandes fluctuaciones anuales”, añade el Dr. De Souza. Rusia tiene el mayor número de casos reportados con la incidencia más alta de la enfermedad en el oeste de Siberia y los Estados bálticos.

Si bien “no se recomienda la vacunación para viajeros que irán al Mundial específicamente, sí cabe destacar la importancia de la prevención de cualquier tipo de picadura de insectos”, explica el especialista. Además, en caso de ir a zonas boscosas, la persona debe protegerse con la indumentaria adecuada y repelente.

Al igual que sucede con cualquier otra patología, la detección temprana es central. Por eso, en caso de sentir algún síntoma alarmante, la consulta rápida a un especialista permitirá tomar las medidas de tratamiento en forma más efectiva.

¿Cuáles son los síntomas que pueden alarmar?

El enrojecimiento de los ojos puede ser una señal que indique la presencia de la infección en el organismo. La enfermedad suele ocurrir en dos fases. La primera fase se caracteriza por dolor de cabeza -a veces severo-, escalofríos, fiebre, dolores musculares y fatiga. La segunda fase está marcada por la implicación del sistema nervioso, es decir, inflamación del cerebro, los signos de la meningitis, parálisis de las extremidades superiores y otros síntomas neurológicos. La mayoría de los cirus de estas características causan síntomas leves que duran aproximadamente una semana o menos.