Pese a las idas y vueltas, el encuentro entre el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ya tiene horario confirmado. La reunión será el próximo 12 de junio en la ciudad de Singapur a las 9, hora local.

La encargada de dar la noticia fue la vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders. La funcionaria explicó que el magnate recibe todos los días los informes de seguridad sobre el territorio norcoreano. El programa nuclear del régimen será una de las discusiones centrales durante la reunión.

“Sentimos que las cosas continúan avanzando. Y nos estamos preparando para la cumbre del Presidente”, remarcó la portavoz. A su vez, aclaró que la política de Washington sigue siendo la misma: le exigen a Kim Jong-un la desnuclearización “completa, verificable e irreversible”.

La cumbre de Singapur sería la primera entre un mandatario estadounidense y un dirigente máximo de Corea del Norte, coronado un inédito período de acercamiento entre dos emblemáticos enemigos de la Guerra Fría.

Sin embargo, la cita casi se cancela. Trump amenazó con dar de baja el encuentro a fines de mayo y hasta advirtió que el Ejército de los Estados Unidos estaba “preparado para un ataque”. Su repentino enojo se debió a que Pyongyang había calificado de “estúpidas” e “ignorantes” las declaraciones del vicepresidente Mike Pence sobre la desnuclearización del país asiático.

Menos de 24 horas después, el magnate dio marcha atrás a su ofensiva y se mostró optimista sobre la reunión. “Estamos hablando con ellos ahora. Ellos realmente quieren hacerla. Nosotros también”, expresó el Presidente en la Casa Blanca.