El presidente Mauricio Macri llamó por teléfono y felicitó al jefe de la patrulla de rescate Kuntur, Marcos Herrera, quien encabezó las tareas de auxilio a la comitiva presidencial varada a bordo de un helicóptero en una zona de alta montaña en Catamarca, el viernes pasado.

En la conversación que Macri tuvo desde la Casa Rosada por la tarde, elogió su nivel de entrenamiento y la preparación del grupo para intervenir en medio de situaciones meteorológicas muy adversas. “Quiero agradecerte y felicitarte porque ayudaste a recuperar a la gente que estaba ahí sin saber qué le esperaba y lo han hecho con mucho profesionalismo, mucho cuidado, mucho respeto. Mi total felicitación por esta tarea, a vos y a todo el grupo que te acompañó”, aseguró el Presidente, según informó la Secretaría de Comunicación Pública.

Por su parte, Herrera agradeció el llamado de Macri, sostuvo que “fue un orgullo haber llevado a cabo con éxito la misión” y explicó que siempre están preparados para situaciones similares. “Nos debemos a la comunidad y a la sociedad, a todos los argentinos, y estamos muy contentos de haber podido lograrlo”, enfatizó. El líder del grupo aclaró que si bien conocían el terreno nunca habían subido en las condiciones extremas que había.

El mandatario ya había expresado su agradecimiento al piloto de la aeronave presidencial, Javier Anselmi. “Quiero felicitarte a vos y a tus compañeros por el rescate muy bien hecho, sabía que lo iban a hacer muy bien. Gracias“, sostuvo Macri. Además, también escribió un mensaje en su cuenta de Twitter.

Cómo fue el rescate

La comitiva presidencial estuvo varada en un cerro de Catamarca a más de 3.500 metros de altura luego de que el helicóptero de la Fuerza Aérea que iba desde Cachi, en Salta, rumbo a Termas de Río Hondo, en Santiago del Estero, sufrió un engelamiento que obligó al piloto, Hernán Bornices, a aterrizar en forma preventida en ese lugar.

Leer más:

Aterrizó de emergencia un helicóptero que llevaba una comitiva oficial en Catamarca

El clima que azotó a la tripulación desde ese momento fue intenso. Fuertes nevadas y ráfagas de viento tuvieron que soportar durante toda la noche, a la espera a ser rescatados. Cada dos horas, cuando alguno de los tripulantes estaba al borde de la hipotermia, prendían la calefacción por 15 minutos y de esta forma sobrevivieron.

Entre los pasajeros de la aeronave estaban el vocero presidencial, Iván Pavlovsky; el jefe de custodia presidencial, Alejandro Cecatti; el secretario privado del Presidente, Mariano Lomolino, e Isidro Escalante, miembro del equipo de comunicación presidencial.