En una serie de allanamientos en la Cárcel de Piñero el pasado sábado secuestraron una “cantidad significativa” de celulares en el pabellón en el que se encuentra parte de la banda Los Monos.

Así lo confirmó el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro. “En el pabellón donde se encuentran todos los miembros de Los Monos, salvo los dos que trasladamos el miércoles pasado, se encontraron elementos tecnológicos que por supuesto fueron apartados para que sean peritados”, comentó.

Se trató de un procedimiento de los grupos tácticos del Servicio Penitenciario que tras una “requisa exhaustiva” dieron con los elementos.

Si bien el funcionario explicó  que cuentan con “inhibidores de telefonía y, como son personas de alto perfil, tenemos un sistema de custodia mayor”, la situación “nos motiva a seguir fortaleciendo las requisas y volver a discusiones pasadas”.

Una de ellas tiene que ver con las visitas ya que actualmente los familiares de los convictos pueden llevarle la cantidad de alimentos que deseen. “Habíamos planteado un límite  de dos kilos y esa medida fue rechazada por intermedio de un habeas corpus  interpuesto por la defensa de uno de los detenidos”, manifestó Pullaro.

Los allanamientos buscaban indicios en relación al ataque a balazos en una casa en la que vivió el juez penal Ismael Manfrín, presidente del tribunal que recientemente condenó a la banda narco rosarina.

Leer más: Atrapan a un gato entrenado para introducir celulares en la cárcel

Cabe recordar que el atentado se dio algunas horas después de que el Tribunal Oral Federal 3 rechazara el planteo de reposición interpuesto por Ariel “Guille” Cantero y Emanuel “Ema” Chamorro para que ambos, condenados en ese mismo juicio, permanezcan en prisiones de la provincia. Finalmente, fueron derivados a penales federales fuera de Santa Fe.

Modalidad conocida

En caso de confirmarse que planificaban ataques desde el penal, no sería la primera vez que la banda actúa de esta manera. El pasado 28 de septiembre la Policía Federal Argentina allanó la celda del pabellón 6 de la cárcel de Coronda donde estaba alojado Ariel Máximo “Guille” Cantero en el marco de una investigación donde se sospechaba que planeaba dos secuestros extorsivos desde la unidad penitenciaria.

El procedimiento arrojó como resultado el secuestro de tres cuadernos con anotaciones de números telefónicos. Los agentes estuvieron cerca de una hora dentro del penal.

De acuerdo a fuentes judiciales, Guille Cantero planeaba secuestrar a personas ligadas al narcotráfico de Rosario con el fin de pedir plata para liberarlos.