La amenaza se produjo el martes pasado

El hecho ocurrió el martes pasado cuando la institución, ubicada en el puerto santafesino, recibió una llamada telefónica que alertaba sobre la colocación de un artefacto explosivo en el lugar.

Una vez allí, agentes de la PDI R1 verificaron el sector con personal especializado de Brigada de Explosivos, lo cual arrojó resultado negativo. A partir de entonces se inició una pesquisa y se procedió a individualizar al autor de la llamada, siendo el menor J.L. B de 17 años, oriundo de Santo Tomé, quien es alumno del lugar y se encontraba en horario escolar.

Posteriormente, se procedió al secuestro de su teléfono celular Motorola 8 G de la empresa Claro, desde donde se determinó que se realizó el llamado. El menor fue trasladado junto a su progenitor hasta la sede policial.

Lo actuado se comunicó al Juzgado de Menores en Turno, disponiendo Dr. Games, se dé conocimiento al Juzgado Federal por razones de jurisdicción territorial.
Ya en el Juzgado Federal 1, en turno, dispuso el Dr. Reynaldo Rodríguez que al menor se lo identifique por la causa de Intimidación Pública.