Qué es el caso “Gürtel”, el escándalo de corrupción que hizo caer a Mariano Rajoy

Se trata de una red en la que empresarios sobornaban a funcionarios del Partido Popular de Rajoy a cambio de obra pública

Mariano Rajoy fue destituido por una causa de corrupción

Es el fin de una era para España. El jefe de gobierno Mariano Rajoy fue destituido tras la aprobación de una moción de censura en su contra promovida por el Partido Socialista tras la condena de varios políticos y del propio Partido Popular (PP) de Rajoy en el llamado “caso Gürtel”, uno de los mayores escándalos de corrupción de las últimas décadas en España.

El caso gira en torno a irregularidades cometidas por una red empresarial que pagó coimas a funcionarios y responsables del PP a cambio de contratos públicos, entre 1999 y 2005 en diferentes regiones del país, aunque Madrid y la Comunidad Valenciana (este) son los epicentros de la trama.

Leer más:

Por una moción de censura, destituyeron a Mariano Rajoy en España

El caso fue bautizado así por un investigador en referencia al nombre del principal líder de la trama, el empresario Francisco Correa (“Gürtel” significa “cinturón” en alemán). La investigación arrancó en 2007 a raíz de la denuncia de un concejal del Ayuntamiento de Majadahonda, en la región de Madrid. Fue inicialmente instruida por el juez Baltasar Garzón, condenado en 2012 a 11 años de inhabilitación por haber ordenado grabar en la cárcel conversaciones entre los imputados en la causa y sus abogados.

Por el caso Gürtel, 29 personas, de las cuales una docena fueron cuadros o representantes electos del PP, fueron condenados a un total de 351 años de prisión por corrupción, desvío de fondos públicos o blanqueo de dinero. La Audiencia Nacional en Madrid condenó en particular a 51 años y cuatro meses de prisión a Correa y a 33 años y cuatro meses y una multa de 44 millones de euros (51 millones de dólares) al ex tesorero del PP Luis Bárcenas.

De hecho en el marco de la trama “Gürtel” se investiga también el “caso Bárcenas”, que gira en torno a una presunta financiación ilegal del PP a través de donaciones irregulares de empresas. El ex tesorero destapó la existencia de una “caja B” en el partido y acusó a algunos de sus dirigentes de recibir pagos en negro, incluido Rajoy.

Según el Tribunal, la red de Correa armó con el PP “una estructura de colaboración estable” y un “auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional”. Parte de los fondos “sirvieron para directamente pagar gastos electorales o similares del Partido Popular, o fueron a parar como donaciones finalistas a la llamada ‘caja b'”.

La Justicia estimó que los delitos “produjeron beneficios económicos cuantificables al Partido Popular, consistentes en la financiación ilegal de actividades y diversos actos políticos realizados en campañas y precampañas electorales para sus candidatos”.

El tribunal puso además en duda la “credibilidad” de Rajoy, quien negó que en su partido hubiera una contabilidad paralela en su testimonio en julio de 2017, cuando se convirtió en el primer jefe de gobierno español en ejercicio en comparecer como testigo ante un tribunal. La sentencia dio por demostrada esa contabilidad paralela que Rajoy negó, lo que dio lugar a la moción de censura en su contra.

Presidido desde hace catorce años por Mariano Rajoy, el propio Partido Popular fue condenado a pagar 245.492 euros como “partícipe a título lucrativo” de la trama corrupta y se convirtió así en el primer partido político condenado por corrupción en España.