Senado. Imagen ilustrativa.

Faltó la fórmula de Gobernador y Vice. Digo..
La norma en cuestión, que viene siendo reclamada insistentemente desde diversos ámbitos y que pretende satisfacer una demanda legítima, tiene serias deficiencias y puede ser objeto, en mi opinión, de cuestionamientos acerca de su constitucionalidad.

Veamos:

1) El artículo 1, en su segundo párrafo y a los efectos de la ley, explica que debe entenderse por paridad o participación igualitaria. Y en el artículo 2 establece el mecanismo para aplicar la paridad a cargos electivos tanto en listas de titulares como de suplentes. En el caso de los Diputados, cuya elección se realiza por distrito único plurinominal (y por tanto hay una sola lista), la paridad (por lo menos en la teoría) se cumple integrando esa lista con hombres y mujeres (o ambos géneros) en forma alternada y secuencial tanto en titulares como en suplentes. Pero ese mecanismo no se cumple en el caso de Senadores (distritos o circunscripciones uninominales), ya que el sistema que se implementa no solo no es paritario, sino que, por el contrario, es lo opuesto a la paridad (art. 2, último párrafo). Ya se verá que en el caso de vacancias quedará evidenciada esta situación, cual es que la paridad, tal como está concebida por la propia ley, no se cumple.
Como decíamos, para el caso de vacancias la ley determina que el cargo deberá ser cubierto por suplente del mismo género/sexo. Esto, evidentemente, y por la propia construcción legislativa, que favorece a los Senadores y busca mantener el statu quo de la Cámara (18/1), posibilitando que de esta manera se apruebe el proyecto, no se va a dar en ningún caso, ya que el suplente que cubrirá la vacancia será, siempre y en oposición a lo que el propio proyecto considera como “paridad” aplicada, de distinto género/sexo que el titular. Por consiguiente, en la Cámara de Senadores, la paridad será claramente una “entelequia demagógica”, aceptada gustosamente por quienes pretenden la paridad a cualquier precio, pero que, por ejemplo, no levantaron la voz por Picetti, o aún más, no reclamaron por el incumplimiento de la ley de cupos en varias listas de Concejales en las elecciones 2017. Veremos como hacen los partidos para cumplir dos premisas en la conformación de listas de diputados:
a) Por lo menos UN diputado por Departamento, entre los primeros 28 titulares
b) 14 mujeres entre esos primeros 28.
Por esta simple cuestión de aplicación (o no aplicación) de la paridad en senadores, podría tacharse de inconstitucional este proyecto que ya tiene media sanción.
2) Continúa el artículo 1 determinando la aplicación de esta norma a la elección de Convencionales. Ello es inconstitucional per se, en tanto la propia Constitución reserva “las bases fundamentales de la elección” a la ley de declaración de necesidad de la reforma (art. 115, Constitución S Fe)
3) También se establece en el mismo artículo la aplicación de esta norma al ámbito municipal y comunal. Hay una evidente contradicción: por un lado esta previsión del proyecto, y por el otro la norma de la Constitución Nacional que manda reconocer las autonomías municipales en todos sus ámbitos y los alegatos que, en favor de la reforma constitucional provincial, se hacen respecto de la necesaria adecuación, incorporación y respeto por las autonomías locales, uno de cuyos puntales es la autonomía “institucional”. Aquí también podría cuestionarse la constitucionalidad de la ley de paridad.
4) El art 9 propone la modificación de la ley 13509 de Ministerios a efectos de aplicar la paridad en la conformación del gabinete de Ministros del Poder Ejecutivo. Aquí la ley se inmiscuye y limita indebidamente las facultades constitucionales del Gobernador, en tanto este “Nombra y remueve a los ministros… con arreglo a la Constitución…” (art 72, inc. 6). Por otro lado, la Constitución Nacional es clara y específica en este sentido: el art 37, segundo párrafo sostiene que “La igualdad real de oportunidades entre varones y mujeres para el acceso a cargos electivos y partidarios se garantizará por acciones positivas”. No refiere a cargos políticos (que es el caso de los Ministros), porque la designación de cargos políticos no tiene que ver con la representación popular y es una facultad privativa del Gobernador. Donde si hubiera podido legislarse la paridad (fórmula de gobernador y vice), no se hizo. Otro posible caso de inconstitucionalidad. Las mismas objeciones pueden hacerse respecto del art. 10 en relación al nombramiento de funcionarios judiciales
Más allá de estas cuestiones expresas, deberá tenerse en cuenta la normativa electoral santafesina y el régimen electoral propiamente dicho, con los que esta norma de paridad colisiona, por ejemplo el sistema de lista cerrada, que impide la modificación del orden de prelación de candidatos, conformado según el resultado electoral (ppio. de respeto a la voluntad popular). Para que no se piense que mi posición es “masculina” o contraria a la participación femenina, voy a citar a Ma. Lourdes Lodi, docente de la Facultad de Ciencia Política y RRII de la UNR, quien sostiene (aunque equivocando el número de candidatos que elegimos), hablando de la reforma constitucional: “Otra reforma posible en lo que a la elección de diputados respecta es la eliminación de la lista sábana vertical – cerrada o bloqueada- por la que hoy elegimos veintiocho legisladores sin posibilidad de alterar el orden….” Un caso paradigmático, que va a ocasionar no pocos reclamos, a los que posiblemente la Corte santafesina deba dar respuesta se presentará partir del mecanismo de cobertura de vacancias en los cuerpos legislativos, especialmente respecto del Decreto 9280/83. Recordemos que, a pesar de reiteradas reclamaciones sobre su inconstitucionalidad y/o derogación, la Corte validó la vigencia efectiva y aplicación de esa norma en el fallo “Fernandez”, sobre la situación del candidato Del Frade en las elecciones 2011. Si bien el caso refería a los umbrales electorales, esta norma – Decreto 9280/83- contiene una previsión sobre los reemplazos en caso de cargos vacantes en su artículo 3: “Adoptase el régimen de sustitución establecido en el artículo 8 de la ley nacional 22838”. A su vez, el art 8 de la ley referida establece: “En caso de muerte, renuncia, separación, inhabilidad o incapacidad permanente… los sustituirán quienes figuren en la lista como candidatos titulares según el orden establecido. Una vez que ésta se hubiere agotado ocuparán los cargos vacantes los suplentes que sigan de conformidad con la prelación consignada en la lista respectiva.”
Veremos cuál es la posición de la Corte en este caso: si convalida el “salteo” de candidatos según el sexo/género de quien produce la vacancia, da por derogado el Decreto 9280 que declaró vigente en 2011. Si por el contrario considera, conforme el fallo “Fernandez”, que el Decreto 9280/83 rige, tiene vigencia y validez constitucional, entonces deberá definir si el “salteo” de candidatos propuesto por la ley de paridad es conforme al marco normativo electoral santafesino, en tanto el proyecto del ley no deroga expresamente el Decreto 9280/83 y, según la propia Corte en “Fernandez” la derogación tácita no se presume”. ¿Del Frade podrá reclamar su banca de 2011? No. Lo mismo le va a pasar a Picetti, a nivel nacional. Por eso es esencial que las cuestiones electorales no sean decididas por las Cortes, sino por tribunales o Cámaras con competencia electoral. Se debe entender que no todo lo electoral es constitucional.
Finalmente, digamos que el caso “Robustelli” no configura un precedente a tener en cuenta, en tanto la Corte, última instancia de decisión, amparada en la doctrina de las “cuestiones abstractas”, no decidió sobre el fondo de la cuestión, por lo que dejó firme la resolución de 1º Instancia, que “le hizo decir a la ley lo que la ley no decía”. Por eso, la Corte dejó en claro que su decisión “…no supone que este Tribunal haga propias las conclusiones expuestas en las instancias inferiores”. Es decir, no avaló expresamente, ni convalidó los fundamentos del fallo de 1º Instancia, ni la posición de la Cámara de Diputados, ni la de Robustelli. Es más, con esa aclaración expresa la Corte evidenció la adopción del criterio contrario que es (o era), en mi opinión, el correcto. Esto es, conforme al texto claro de la norma aplicable, que las vacantes en Cámara se cumplen (cumplían) conforme el 164 del CEN. Pero los cambios de época producen estos fallos que apuntan a conformar a algunos sectores o reclamos sociales (y en este caso políticos) y no a la efectiva vigencia de la ley.

TEXTO DEL PROYECTO APROBADO POR LA CAMARA DE DIPUTADOS

ARTICULO 1º.- OBJETO. La presente Ley tiene por objeto incorporar la participación y representación igualitaria entre géneros en la conformación de las listas de las y los candidatos que presenten los Partidos Políticos, Confederación de Partidos o Alianzas para elecciones de Cuerpos Colegiados Provinciales, Municipales, Comunales y Convencionales Constituyentes de la Provincia de Santa Fe, así como en la integración de los cargos políticos delas entidades autárquicas, organismos descentralizados, empresas del estado provincial, sociedades del estado provincial, sociedades anónimas con participación estatal provincial mayoritaria, sociedades de economía mixta, y en todo otro ente público provincial, cualquiera fuere su forma u origen.
Se entiende por participación y representación igualitaria entre géneros la aplicación de la paridad con el fin de equilibrar la conformación de las listas y la composición de los cuerpos colegiados con una integración del 50% entre géneros.
ARTÍCULO 2º – Cargos públicos electivos. Las listas de las y los candidatos titulares y suplentes a elecciones de Cuerpos Colegiados Provinciales, Municipales, Comunales y Convencionales Constituyentes de la Provincia de Santa Fe que presenten los Partidos Políticos, Confederación de Partidos o Alianzas, deberán confeccionarse cumpliendo con el mecanismo de alternancia entre géneros – considerándose la alternancia por duplas, constituidas por un integrante de cada género – en toda lista, garantizándose que dos personas del mismo género no puedan integrar en forma consecutiva una misma dupla dentro de la nómina.
En el supuesto de las listas de las y los candidatos titulares y suplentes a Senadores, la referida alternancia se entenderá cumplida cuando titular y suplente sean de distinto género.
ARTÍCULO 3º – Oficialización de Listas. No serán oficializadas por el Tribunal Electoral de la Provincia las listas que no cumplan con lo dispuesto en el artículo anterior.
ARTÍCULO 4º.- RECONOCIMIENTO DEL GÉNERO. El género de las y los candidatos será el que reconoce su Documento Nacional de Identidad (DNI), independientemente de su sexo biológico.
ARTÍCULO 5º.- VACANCIA EN LAS LISTAS DE CANDIDATOS/AS. En caso de vacancia en las listas de candidatos/as, esta solo podrá ser cubierta por otra/o candidata/o del mismo género que la que produjo la vacancia, siguiendo el orden de postulación (corrimiento) de los candidatos. El Partido, Confederación o Alianza Electoral correspondiente, deberá registrar otro suplente en el último lugar de la lista, cuyo género no podrá ser coincidente con aquel que le precede, garantizándose de esta forma que dos personas del mismo género no puedan ubicarse en forma consecutiva en la misma nómina.
ARTÍCULO 6º.- VACANCIA EN EL CUERPO. En caso de muerte, renuncia, separación, inhabilidad, incapacidad permanente o cualquier otro motivo que imposibilite a un candidato/a la asunción o el ejercicio del cargo, la sustitución solo deberá hacerse efectiva por otro/a del mismo género que aquél que produjo la vacancia, siguiendo el orden establecido de la misma nómina. Sólo una vez agotados los reemplazos por candidatos del mismo género, podrá continuarse la sucesión por el orden de los suplentes del otro género.
ARTÍCULO 7º – Sistema Electoral. Modifícanse los artículo 4°, 11º, 14º y 19º de la ley N° 12367 y modificatorias, los que quedarán redactado de la siguiente manera:
“ARTICULO 4° – Listas de Precandidatos. Inscripción. Desde la publicación de la convocatoria a dichas elecciones y hasta sesenta y cinco (65) días anteriores a las mismas, las listas de precandidatos se confeccionarán ubicando, alternativa y consecutivamente, a personas de diferente género, no pudiendo haber dos precandidatos/as consecutivos/as del mismo género, en la totalidad de las precandidaturas titulares y suplentes. Las listas deberán ser presentadas por ante las autoridades partidarias o en su caso ante las autoridades de la confederación o apoderados de las alianzas electorales respectivas, debiendo reunir los precandidatos los requisitos propios del cargo para el que se postulen y no estar comprendidos en las inhabilidades de la ley. Podrán así mismo postularse precandidatos independientes o extra-partidarios, acreditando para ello el cumplimiento de los requisitos exigidos por la Carta Orgánica del respectivo partido.
Las autoridades partidarias o de la confederación o los apoderados de las alianzas electorales, dentro de las cuarenta y ocho (48) horas a partir de la presentación, procederán a aprobar las mismas u observarlas, en caso de no cumplir el o los precandidatos con las condiciones legalmente exigidas.
No podrán aprobarse listas que no cumplan con el principio de participación y representación igualitaria entre varones y mujeres estipulado en el párrafo anterior. En este último caso, los precandidatos tendrán derecho a contestar las mencionadas observaciones dentro de las cuarenta y ocho (48) horas de serles comunicadas, debiendo las autoridades partidarias o de la confederación o los apoderados de la alianza electoral, emitir resolución fundada, la que podrá ser apelable por ante el Tribunal Electoral de la Provincia con efecto suspensivo. Este último, deberá expedirse en un plazo no mayor a cinco (5) días corridos.
Aprobadas las listas presentadas por ante la autoridad partidaria, ésta deberá -dentro de las veinticuatro (24) horas siguientes- comunicarlas al Tribunal Electoral de la Provincia.”
“ARTÍCULO 11 – En la proclamación de candidatos a diputados provinciales, concejales municipales y miembros de comisiones comunales, los partidos políticos, confederaciones de partidos o alianzas electorales, deberán atender al principio de participación y representación igualitaria dispuesto por la Ley de Paridad respectiva, debiéndose prever en todos los casos que en la proclamación de la lista de candidatos la integración resultante garantice la participación de representantes de ambos géneros de cada una de las listas conforme lo que prevea al efecto la referida ley de Paridad, además de procederse a su distribución conforme al sistema D´Hont.
“ARTICULO 14 – Cuerpos Colegiados. Vacancia en listas de candidatos. Si la vacancia se produjera en las listas de candidatos a los cargos previstos en el artículo 9°, segundo y tercer párrafos, y en el artículo 10°, los reemplazos se harán siguiendo el orden de postulación (corrimiento) de las listas de titulares, respetando el género de la vacancia, completándose con el primer suplente, trasladándose también el orden de éstas; y el partido, confederación o alianza electoral correspondiente, deberá registrar otro/otra suplente, según la alternancia y según el sexo que corresponda, en el último lugar de la lista, en el término de cuarenta y ocho (48) horas a contar de la fecha en que por resolución se dispuso el corrimiento. De la misma forma, se sustanciarán las nuevas sustituciones.”
“ARTICULO 19 – Cuerpos Colegiados. Vacancias de cargos. En los casos del artículo anterior, producido un fallecimiento, incapacidad sobreviniente, renuncia, separación del cargo y/o cualquier otra causal que imposibilite la asunción o ejercicio del cargo, los reemplazos se harán siguiendo el orden correlativo de postulación (corrimiento) de las nóminas de titulares y luego suplentes, asegurándose que quien se incorpore al
Cuerpo pertenezca al mismo partido político en el cual se produjo la vacante. En caso de que la vacancia sea de una mujer será reemplazada por otra mujer, de acuerdo al procedimiento antes mencionado. Salvo que se hubiese alcanzado la paridad en el Cuerpo.”
ARTICULO 8º.- PARTIDOS POLITICOS. Modifícanse los artículos 18º inciso a) y 28º de la Ley 6.808 -de Partidos Políticos-, los que quedarán redactados de la siguiente manera:
Artículo 18º inc. a): Gobierno y administración distribuidos en órganos ejecutivos, deliberativos, de fiscalización y disciplinarios, siendo el órgano de jerarquía máxima del partido la convención, el congreso o la asamblea general. En todos estos órganos partidarios deberá respetarse el principio de participación política y representación igualitaria entre géneros. Cuando el número total de integrantes de alguno de los órganos partidarios sea impar, la composición será del cincuenta por ciento (50%) de cada género, siendo el último o la última integrante indistintamente varón o mujer. En caso de vacancia, la misma será cubierta por una persona del mismo género que produjo la vacancia.
Artículo 28º: Los partidos practicarán en su vida interna el sistema democrático a través de elecciones periódicas para la nominación de autoridades mediante la participación de los afiliados de conformidad con las prescripciones de su carta orgánica. Los partidos que adopten el sistema de convenciones deberán realizar la elección de las autoridades de distrito por el voto directo y secreto de los afiliados.
Previamente a la realización de elecciones, la autoridad de aplicación de esta ley verificará el cumplimiento del principio de participación y representación igualitaria entre géneros en las listas propuestas para la renovación de autoridades partidarias, respetando la composición del 50% entre géneros. Cuando se trate de nóminas y órganos impares, la diferencia entre el total de hombres y mujeres no podrá ser superior a uno (1). Las elecciones internas para la designación de autoridades de distrito serán consideradas válidas cuando votase un porcentaje de afiliados superior al diez por ciento (10%) del requisito mínimo establecido en el artículo 8, apartado 4. De no alcanzarse tal porcentaje, se deberá efectuar una segunda elección dentro de los treinta (30) días, que a efectos de ser tenida por válida deberá cumplir los mismos requisitos. La no acreditación de este requisito en la elección de autoridades de distrito dará lugar a la caducidad de la personería jurídico política del partido. En caso de oficializarse una sola lista para la elección de autoridades de distrito, no podrá prescindirse del acto eleccionario. Las elecciones partidarias internas se regirán por la respectiva carta orgánica y, subsidiariamente, por esta ley y, en cuanto fuera aplicable, por los preceptos de la ley electoral de la Provincia”.
ARTICULO 9º.- Incorpórase el artículo 49 bis a la Ley No 13.509 –Ley Orgánica de Ministerios-, el cual quedará redactado de la siguiente manera:
“El Poder Ejecutivo garantizará la participación equitativa entre géneros en la cobertura de todos los cargos de Ministros y Secretarios de Estado. Cuando el número total de dichos cargos fuere Impar, la diferencia entre el total de Ministros y Secretarios de Estado de sexo femenino y masculino no podrá ser superior a uno (1).
ARTICULO 10º.- El Poder Ejecutivo garantizará la participación equitativa entre géneros en todos los cargos políticos que requirieren el dictado por parte de este de un acto de designación de naturaleza política en las entidades autárquicas, organismos descentralizados, empresas del estado provincial, sociedades del estado provincial, sociedades anónimas con participación estatal provincial mayoritaria, sociedades de economía mixta, y en todo otro ente público provincial, cualquiera fuere su forma u origen.
En el caso de los organismos unipersonales, la referida paridad se entenderá cumplida contemplando la categoría de adjuntos.
ARTÍCULO 11º: En el marco del proceso de selección de magistrados, fiscales, defensores y demás funcionarios judiciales que se sustancie en la órbita del Poder Ejecutivo y requieran acuerdo legislativo, el titular del referido Poder del Estado considerará de manera equitativa la postulación de varones y mujeres para la cobertura de los cargos vacantes.-
ARTICULO 12°: Comuníquese al Poder Ejecutivo.-

Abog. Jorge M. Zarate