La tarde tuvo diferentes opciones musicales y variedades gastronómicas.

Algunos decidieron ir temprano, buscar una buena ubicación al sol y escuchar buena música. Otros, sin embargo, decidieron almorzar en la plaza misma, “zafar” de cocinar un feriado e ir por un locro. La comida típica de esta fecha, acaso la más importante en la historia de nuestro país, en una nueva conmemoración del aniversario del primer gobierno patrio y autónomo de la Argentina.
Los primeros en llegar fueron los abuelos, allá por las 12, media hora antes de que comience el evento con el ballet “Sembrando Sueños” dirigido por Germán Albarracín. Un grupo compuesto por 35 integrantes entre chiquitos, jóvenes y adultos quienes vienen trabajando desde hace tiempo en la vecinal del barrio Jardín.
El mate, infaltable, estuvo acompañado con bolas de fraile, súper tentadoras. Las propuestas gastronómicas estuvieron sujetas para que las familias rafaelinas puedan compartir el almuerzo y pasar la tarde en el lugar. La porción de locro, abundante, contundente, costó $ 100. En tanto, las empanadas de carne fueron el plato que más salió en la tarde, acaso por comodidad a la hora ingerirlas, con una simple bandejita.
“Esto está bárbaro. Tenés folclore, comida con buenos precios y toda clase de bebidas. Mientras haya sol acá vamos a estar”, dijo un vecino de la ciudad, que estaba con su señora y sus dos hijos, uno de ellos haciendo renegar…
En tanto, y saliendo ya de lo “típico”, hubo mucha consumición de choripanes ($ 50) o bien otra sensación fueron los sandwiches de mamona o de bondiola, que un stand ofrecía también a $ 100.
También hubo opciones dulces elaboradas por emprendedores locales para acompañar el mate. “A mi marido le encantan los pastelitos, donde va compra y los come. A mí no me gustan”, dijo Celina a LA OPINION, mientras nos ofrecía un mate.
Con todo esto queremos describir la tarde que pasaron ayer los rafaelinos, con un clima lindo mientras el señor sol estuvo, agradable y ameno. Con campera, eso sí, pero tomando los recaudos necesarios. Hubo presencia, además, de mucha gente mayor, que aprovechó lo temprano del evento para poder pasar una linda jornada.
A lo largo de la tarde siguieron las presentaciones de “Alma Criolla” dirigida por los profesores Martín Berra y Florencia Espíndola. Actualmente cuenta con 30 alumnos que comienzan desde los cuatro años, de los cuales se integran chicos y adultos con capacidades diferentes.
El festejo continuó con la presentación de la cantante Victoria Birchner quien inició su camino en la música a los 14 años. En 2009 comenzó sus estudios de canto lírico en la Escuela Superior de Música de la Universidad Nacional de Rosario. En 2013 participó de la grabación del disco “Ramita nueva”, homenaje al pianista rafaelino Remo Pignoni. “Memoria del viento”, editado en 2016, es el disco con el que Victoria Birchner dio comienzo a una nueva etapa en su carrera artística, su primer material como solista donde quedó plasmada su identidad musical.
Actualmente radicada en la ciudad de Buenos Aires, viaja con su voz llevando la música folclórica por diversos lugares de nuestro país. En esta oportunidad se presentó acompañada por el guitarrista Hernán Fredes para hacer algunas páginas de su disco y temas de un nuevo repertorio.
Luego continuó el ballet “Alma de Tradición” quien desde hace tres años participa en diferentes eventos solidarios, festejos barriales y peñas reconocidas de nuestra ciudad. Ensayan miércoles y sábados en la Pileta Municipal de la granja El Ceibo y en el Salón Comunitario del CoProVi, dirigidos por Sebastián Molina.
Más tarde llegó el turno del grupo de baile “Martín Fierro”. Este conjunto comenzó con sus ensayos a mediados de 2014. Actualmente ensayan en la vecinal del barrio Martín Fierro. Integran a niños y jóvenes, y actúan en distintos escenarios locales y de la zona, bajo la dirección de Juan Pablo Andrada.
Otro de los artistas que participaron del festejo fue Gerardo Meschller, solista vocal, ganador de los certámenes La Tamberita, Desde El Sur, con el trío Igual Tres, finalista del Precosquín de Paso del Salado.
Lo siguió el ballet “El Andariego”, una agrupación que con esmero y dedicación está mostrando nuestras danzas argentinas en los distintos escenarios de nuestra ciudad y la región bajo la dirección de Marcelo Chelo Gorosito.
El ballet “Amanecer”, dirigido por Pamela Basano, fue el siguiente. Comenzó sus actividades en septiembre de 2015 en las instalaciones de la vecinal del barrio Mora. Actualmente, está conformado por 43 alumnos de entre 4 y 36 años.
“Clave Folk” continuó con su repertorio. Clave Folk ha participado en peñas folclóricas y eventos locales dando sus primeros pasos, interpretando un folclore de proyección fusionado con otros géneros urbano-populares, búsqueda musical que continúa en la actualidad, pese a dedicar también parte de su repertorio al folclore tradicional. Con el tiempo, las fronteras se han ido corriendo y es así que comenzaron a llevar su música a localidades vecinas.
El ballet “Sisayay” dirigido por la profesora Noemí Batistoni y “El Embrujo” bajo la dirección de Fabio Colombani, fueron la antesala del cierre de la jornada que estuvo a cargo de Coco Gómez, uno de los principales exponentes de la chacarera del monte.
Con su acordeón verdulera, emprendió la tarea de rescate y recopilación de melodías del viejo ritmo cuya raigambre le otorga una gran riqueza y consistencia, proyectándose así con solidez hacia los nuevos tiempos.

COMPRANDO EMPANADAS
En uno de los “golpes de vista” de este Medio, se pudo ver como el intendente de la ciudad, Luis Castellano, hacía cola, como corresponde, para comprar empanadas de carne. El arquitecto, que estuvo un rato largo en el lugar, almorzó junto a dos o tres de sus colaboradores y se mostró muy contento. Tuvo permanentes charlas con los vecinos y pudo aprovechar para escuchar a varios artistas que se presentaron en el escenario.