Franco Armani volvió a la escuela donde estudió de chico

Los directivos y alumnos de la Escuela Manuel Dorrego lo recibieron con un emotivo acto en el cual también dijeron presentes autoridades locales. El arquero de River Plate donó más de una centena de libros

Este martes fue el día de Franco Armani en su ciudad natal. Luego de la visita de Jorge Sampaoli a un establecimiento educativo de barrio Granaderos, ahora el que recibió el amor de su público fue el arquero de River Plate. Mientras espera por estar en la lista de 23 que irán a Rusia, pasó por la Escuela Manuel Dorrego a cumplir con la inauguración de su propia biblioteca.

La multitud se agolpó desde temprano en la esquina de Las Heras y Vicente López. Nadie quiso perderse la posibilidad de escuchar al arquero que volvió a Casilda luego de un notable primer semestre en el Millonario. Luego de una sencilla presentación y algunos halagos, Armani se sentó a junto a los chicos y respondió las preguntas que le hicieron. Más tarde recorrió los salones para retratarse con los pequeños

En diálogo exclusivo con Radio Casilda, el portero admitió: “Disfrutando de la escuela, de los recuerdos y de las maestras que tuve. Pasé momentos muy lindos de mi infancia en este establecimiento”. Además reveló que utilizaba las columnas del patio interior como arcos en los recreos, al tiempo que agradeció el cariño del hincha de River en apenas un puñado de partidos que lleva defendiendo esos colores.

La llegada de Armani a la Escuela Manuel Dorrego no fue una simple casualidad. El hombre que está en la lista de 35 de Jorge Sampaoli, arribó como parte del proyecto Bibliotecas Futboleras. Donó unos 200 títulos para forma su propia colección que permanecerá en las repisas de la institución. Algo similar ya había realizado el campeón del mundo en 1986, Marcelo Trobbiani.