La CGT celebró el Día del Trabajador acompañada por Dilma Rousseff y Duhalde

La ex presidente de Brasil estuvo en el acto de la CGT

En la mítica sede de la calle Azopardo, los líderes de la CGT celebraron el día del trabajador acompañados por la ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y el ex presidente Eduardo Duhalde.

Héctor Daer recibió a la ex mandataria y pidió la libertad de Lula da Silva. “Lo que pasa en Brasil también les pasa a los argentinos. No queremos que esté proscripto sino que Lula pueda participar de las elecciones”, aseveró junto a Dilma. Luego, destacó que el “proceso está inventado y fue hecho con el objetivo de que los sectores populares no vuelvan a ser Gobierno”.

El triunviro de la CGT destacó que Juan Carlos Schmid no estaba en el acto porque estaba participando de un evento en Curitiba, Brasil, para pedir la libertad de Lula.

Este es el primer acto del Día del Trabajador luego de la salida de Camioneros de la CGT. El 6 de mayo de 2017, Pablo Moyano comunicó que su sindicato se alejaba de la central obrera, apenas unos días después de la convocatoria que Hugo Moyano hizo en la 9 de Julio para defenderse de sus causas judiciales. En aquél momento, los líderes cegetistas se vieron divididos por su presencia allí.

Luego, el líder gremial cuestionó al Gobierno nacional y aseguró que “cierran las pymes porque no pueden pagar la luz y el gas”. “Vamos camino a un gran endeudamiento. Son millones de pesos que se pagan altas tasas en el Banco Central”, apuntó Daer y sostuvo: “En estos dias nos desayunamos con un proyecto que quiere volver a hacer desaparecer las indemnizaciones, como si ese fuera el problema de la inversión en la Argentina. Pero acá no hay inversiones porque conviene poner un plazo fijo”.

En medio de la detención de Lula da Silva y la cercanía con las próximas elecciones, la ex jefa de Estado de Brasil aseveró que el Partido de los Trabajadores es la fuerza “con mayor aprobación” en el país y que el ex presidente preso lidera las encuestas con el 42%.

Contundente, Rousseff apuntó contra la oposición brasilera y argumentó que subestimaron la crisis económica que afronta Brasil. Sobre su compañero detenido, la exmandataria defendió su inocencia. “Tiraron sobre Lula una serie de noticias falsas sin derecho de defensa”, arremetió.