Fein, funcionarios de su gabinete y concejales de todos los partidos

La reforma constitucional que plantea el gobernador Miguel Lifschitz está en su etapa embrionaria en la Legislatura santafesina. Aún sin los acuerdos políticos que garanticen su tratamiento en el corto plazo, la intendenta Mónica Fein trató de avanzar ayer en un “núcleo de coincidencias básicas” con las fuerzas de la oposición para arribar a un consenso sobre la autonomía municipal.

Para ese propósito, Fein convocó a los jefes de los bloques del Concejo a una reunión en el Palacio de los Leones para discutir los aspectos generales que deberían incluirse en la autonomía de Rosario en caso de que la Legislatura apruebe el proyecto de reforma y luego los convencionales constituyentes redacten una nueva Carta Magna santafesina.

Tiempos

No se habló de tiempos, porque allí no hay coincidencias. El oficialismo, con el socialismo a la cabeza, quiere llamar a una constituyente este año, pero todavía no tiene los números, ni siquiera para declarar la necesidad de la reforma, ya que se necesitan los dos tercios de ambas Cámaras.

En la oposición las cosas tampoco están demasiado claras. Por caso, el PJ (con todas sus variantes internas) todavía no puso fecha a su congreso provincial, de donde tendría que salir una definición orgánica sobre la reforma. El peronismo es, en la Legislatura santafesina, el partido que tiene la llave para abrir o cerrar la discusión. Lo mismo ocurre con los radicales (socios del PS en la coalición de gobierno) y en el PRO hay un clima muy refractario a discutir la reforma este año, más aún si impera la cláusula reeleccionista que habilite a Lifschitz a ir por un segundo mandato en 2019.

Pero más allá de esa traba política, la intendenta quiso escenificar un clima de consenso en una mesa amplia y plural en la que abundaron las generalidades y los comentarios de ocasión. La verdadera discusión (por sí o por no) se está dando en otro lado y, en algunos de los casos, de manera subterránea, en la rosca del toma y daca y del poroteo de los votos que se necesitan para abrir el debate.

“Fue una buena reunión. He convocado a todos los presidentes de bloque y a las autoridades del Concejo para que Rosario avance en una base de acuerdo por la autonomía municipal. Más allá de los tiempos, entendemos que la ciudad debe ir con propuestas concretas para tener más herramientas, un mejor financiamiento y una carta orgánica que permita resolver los problemas que hoy, por una debilidad institucional, no podemos hacerlo”, declaró Fein en rueda de prensa una vez terminada la reunión.

Todas las fuerzas políticas que tienen representatividad en el Concejo coinciden y reclaman la autonomía municipal. Ahí hay una base de acuerdo que la propia intendenta se encargó de resaltar. “Hay diversidad de pensamientos en cuanto a la reforma constitucional, pero hay una unidad de criterio en que Rosario merece la autonomía y hay que trabajar intensamente en ese sentido”, añadió Fein.

Soluciones

La autonomía, a juicio de la intendenta, ayudaría a resolver una debilidad institucional en, al menos, dos temas centrales para Rosario: la política sobre seguridad y la cuestión tributaria, cuestiones que están bajo resorte de la administración provincial.

Si bien Fein dijo que se conformará un equipo técnico (integrado por todas las fuerzas políticas) para avanzar en los consensos sobre la autonomía, ayer se plantearon tres puntos de coincidencias por donde comenzar a trabajar: la autonomía municipal, la creación de un área metropolitana y el derecho a la ciudad. Sobre ese último tópico, la intendenta dijo que es un concepto nuevo que se ha desarrollado en el Plan Hábitat III.

Fein, en sintonía con lo que declaró días atrás Lifschitz, dijo que, como nunca antes, hay coincidencias en una reforma constitucional que incorpore nuevos derechos y modernice aspectos institucionales anclados en el siglo XIX.

“Todos los partidos políticos coinciden en que la reforma constitucional se va a dar. Nunca como ahora hemos encontrado tanto acuerdo de que es necesaria. En ese camino, Rosario no quiere quedarse sentada esperando. Queremos tener un base de acuerdos para discutir cuando se modifique la Constitución santafesina”, sentenció la socialista.