Un joven de 18 años años cuyas iniciales son BJB quedó en prisión preventiva en el marco de una investigación por delitos contra la integridad sexual cometidos en la ciudad de Rincón en perjuicio de su sobrina menor de edad. Así lo dispuso la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Sandra Valenti, a raíz del pedido formulado por la fiscal Alejandra Del Río Ayala en una audiencia de medidas cautelares celebrada el sábado en los tribunales de la ciudad de Santa Fe.

Los delitos que le atribuyó la fiscal al imputado son la autoría de abuso sexual gravemente ultrajante calificado (por la convivencia), en concurso ideal con corrupción de menores agravada (por la convivencia), todo ello en concurso real con desobediencia de una orden judicial (tres hechos).

Contra la integridad sexual

Los ilícitos que investiga la fiscal Del Río Ayala fueron cometidos a principios de este año. “En horas de la tarde del jueves 11 de enero, el imputado agredió sexualmente a la hija de su hermana, con quien convivía”, informó la fiscal. “Los delitos fueron cometidos en la vivienda que compartían en la ciudad de Rincón y generaron en la víctima –menor de edad– sometimiento y humillación sexual”, agregó.

Según relató Del Río Ayala, “el imputado también incumplió en tres oportunidades una orden judicial por la cual se lo excluyó de la casa en la que vivía y se le impuso una medida de distancia respecto de la víctima y de su madre”. En tal sentido, precisó que “a pesar del mandato judicial vigente, fue a la casa el domingo 18 de febrero, el jueves 1 de marzo y el lunes de la semana pasada”.

Otro caso en Santa Fe

La jueza Valenti también ordenó el sábado la prisión preventiva de otro hombre investigado por delitos contra la integridad sexual, en este caso en la ciudad de Santa Fe, en perjuicio de una de las hijas –menor de edad– de la mujer que era su pareja. La medida cautelar también fue solicitada por la fiscal Del Río Ayala en una audiencia realizada ayer.

“El imputado es un hombre de 38 años cuyas iniciales son MAF. Si bien es muy similar al caso de Rincón, son dos investigaciones sin relación entre sí”, aclaró la fiscal. Los delitos por los que se lo investiga son la autoría de abuso sexual gravemente ultrajante calificado (por la convivencia), en concurso ideal con corrupción de menores agravada (por la convivencia), todo ello en concurso real con desobediencia a un mandato judicial.

La fiscal Del Río Ayala relató que “los ilícitos fueron cometidos en fechas indeterminadas y en reiteradas oportunidades en la vivienda que compartía el imputado con la mujer que era su pareja y con sus hijas”. En tal sentido agregó que “por la modalidad de ejecución de los hechos, la permanencia en el tiempo, la relación que los une, la diferencia de edad y la corta edad de la niña tienen entidad suficiente para adelantar el libre y normal desarrollo de la sexualidad de ambas”.

“En reiteradas oportunidades en el transcurso de lo que va del año, el imputado llamó por teléfono a la víctima, la amenazó con prenderle fuego a la casa en la que viven, le dijo que le rompería el vehículo que tiene su madre y que mataría a su padre”, relató la fiscal. “Además, violó una medida de distancia impuesta en marzo de este año por el Tribunal Colegiado de Familia número 5”, concluyó.