Una agente policial de apellido Correa (oriunda de Calchaquí), que presta servicios en el Comando de Vera, se constituyó como querellante en la causa en la que está imputada una colega suya por estafa.

Fue Correa quien denunció penalmente a su par de trabajo Valeria Llobel ante la Fiscalía de Vera hace ya un tiempo, cuando descubrió que le había utilizado la tarjeta de crédito para realizar compras on line.

Según fue acreditado en la investigación, y admitido por la imputada, ésta tomó el plástico de su compañera del Comando y efectuó compras mayormente de electrodomésticos por Internet, por un monto cercano a los 50.000 pesos.

La maniobra de Llobel fue descubierta enseguida por Correa apenas recibió el resumen de gastos de se cuenta, que le pareció exorbitante y en el que pudo constatar la estafa de que la que había sido víctima.

De ahí en más redicó la denuncia penal, y ahora, el viernes, se constituyó como querellante (demandante) de la imputada, en una audiencia donde el fiscal fue el titular de la Unidad Fiscal Vera, Gustavo Latorre, y el juez de Instrucción Penal Preparatoria, el doctor Gustavo Gon.

Según se pudo saber, Correa reclama un resarcimiento de alrededor de 150.000 pesos por la estafa, algo que en principio luce como elevado, aunque se deberá ver como se expide la Justicia.

En medio del proceso investigativo, fueron varios los pedidos de Llobel para suspender el camino al juicio, pero la afectada nunca accedió. Ahora Correa ya es querellante en la causa que se le sigue a su ex colega y amiga por caso especiales de defraudación (estafa). En tanto, Llobel enfrenta dos procesos: el penal por un lado, y el administrativo que la tiene como personal en disponibilidad.