El gobierno nacional presionó fuerte para que las provincias compartan el costo fiscal de prorrratear el último tarifazo de gas y comiencen a revisar los impuestos, cargos y tasas que elevan el costo de las facturas por ese servicio y el de energía eléctrica. Logró que al final del día, unos 17 distritos alcanzaran un “principio de acuerdo” para estudiar y avanzar en algunos de estos puntos. El más inmediato fue cofinanciar la supensión durante el invierno de limitaciones aplicadas a la tarifa social del gas. Santa Fe se mostró dispuesta a acordar en este punto, en el marco de las negociaciones por la deuda histórica. En cambio, la secretaria de Energía santafesina, Verónica Geese, señaló que el Estado provincial no recauda ingresos por cargos a las facturas del servicio eléctrico, como ocurre con los ítems que serán rebajados por la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

Los ministros de Interior, Rogelio Frigerio, y de Energía, Juan José Aranguren, se reunieron ayer con los titulares de las áreas energéticas de las provincias. Fue un encuentro tenso, que estuvo rodeado por un movimiento de pinzas del gobierno nacional. Desde el yacimiento hidrocarburífero de Vaca Muerta, el presidente Mauricio Macri pidió a los gobernadores que implementen rebajas impositivas en los servicios de luz, agua y gas, que en algunos casos llegan a incrementar en un 30% el la factura final que pagan los usuarios.
Unos minutos después, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, anunció la implementación de una rebaja de 15% promedio en una serie de impuestos que se aplican en esa provincia sobre las tarifas de electricidad y de 6% en los que suman a las boletas de gas y agua. Se eliminan, explicó la mandataria, cargos aplicados por “dos decretos de la dictadura militar que nada tienen que ver con las tarifas”. Las reducciones serán aplicadas en dos tramos.

La presión del oficialismo nacional generó reacciones adversas. Los gobernadores de Salta y Chaco rechazaron el reclamo. El gobernador Miguel Lifschitz, recordó temprano su pedido a la Nación para que amaine con los tarifazos.

“Ultimamente pasa lo mismo, cuando se arma el lío parece que la culpa la tienen las provincias, la verdad es que la política tarifaria claramente la fija el gobierno nacional, primero porque es el que fija el precio de la energía mayorista”, explicó.

La secretaria de Energia de la provincia, por su parte, aclaró que los cargos eliminados por Vidal no existen en la provincia. También destacó el costo que asume Santa Fe para garantizar la tarifa social en la energía eléctrica a más de 100 mil usuarios y las bonificaciones 10% a comercios y pequeñas industrias.

Más allá de estos cruces, durante la reunión del Consejo Federal de Energía, el ministro Aranguren expuso una serie de puntos para aliviar parcialmente el tarifazo del gasl. Son los siguientes:

Se permitirá que los usuarios que así lo decidan posterguen el pago del monto de las facturas emitidas entre el 1º de julio y el 31 de octubre, que incluye los mayores consumos de inviernos, al último bimestre de 2018 y los dos primeros de 2019, cuando el consumo es menor. Por el traslado se aplicará la tasa de interés del Banco Nación, pero con un subsidio del 25%. Las provincias apoyaron este punto, que no les requiere esfuerzo fiscal.╠

Nación y provincias consideraron “conveniente” suspender por dos meses la aplicación de las limitaciones a la tarifa social implementadas en diciembre de 2017, lo que permite mantener el beneficio en las condiciones originales durante los meses de mayo y junio. La mayoría de las provincias, según indicó Energía, aceptaron cofinanciar el costo de esta medida.

Igual, Macri defendió su política energética. “Todos los argentinos debemos asumir el compromiso de consumir menos”, dijo.

UIA: “Hay quejas muy fuertes”

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, reconoció que existen “quejas muy fuertes” de empresarios que integran la entidad por la suba de las tarifas de electricidad, gas y agua que está impulsando el gobierno de Cambiemos. En tanto, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), reclamó a los municipios que reduzcan tasas a las facturas de servicios. Dijo que hay y ciudades del país donde cobran más de 10 impuestos y cargos. Esos montos pueden llegar a explicar hasta el 50% del valor de la factura, dijeron.