El viernes por la noche, se llevó a cabo en Santa Fe el festival por la despenalización de la marihuana La Cannábica, con el objetivo de juntar fondos y financiar la realización de la Marcha Mundial de la Marihuana que se llevará a cabo el 5 de mayo y de la cual la ciudad también será parte por sexto año consecutivo.

La propuesta contó, entre otras actividades, con un taller de cocina cannábica, feria, serigrafías y una mesa con alimentos dulces y salados, y sus organizadores, manifestaron que fue realmente “un éxito”.

“Un día después podemos decir que realmente fue un éxito y todos esos fondos que se recaudaron serán utilizados para fortalecer la marcha. Es decir, la intención es autogestionar la presencia de bandas, talleres de cannabis medicinal y de los aspectos legales de la utilización de la marihuana y distintos artistas además, para los cuales hay que montar un escenario que garantice que la convocatoria sea importante”, contó Matías Galíndez, a cargo de la difusión de actividades en torno a la marcha de la marihuana.

Este año concretamente, los organizadores buscan que la actividad tenga “mucha fuerza” y que participe una gran cantidad de santafesinos. “Lo interesante es que son de muchos sectores, desde la parte medicinal, la parte legal, profesionales, artistas y una amplia gama de la sociedad, desde jóvenes a gente grande. Abarca a todos y todos se sienten convocados y representados”, resaltó.

Galíndez destacó que, de fondo, la lucha es por un derecho y por la libertad individual. “Ya sea porque quieren la libertad de consumir marihuana de manera recreativa en su casa o para poder tener un cultivo para preparar su medicina. Es por lo que todos participamos, para garantizarnos un derecho que básicamente es tener la libertad de poder disponer de nuestro espacio privado con algo totalmente natural”, explicó.

En esa dirección remarcó que en los países en donde se ha despenalizado el consumo y se han aplicado legislaciones más abarcativas y contemplativas con el uso de cannabis, las tasas de criminalidad han bajado y ha sido una ayuda en la lucha contra el narcotráfico.

Año a año cada vez más participantes

Las primeras marchas de la marihuana que se realizaron en Santa Fe tuvieron la participación condicionada por el estigma social y el temor a enfrentar los prejuicios de la sociedad en torno al cannabis. Hoy, Galíndez entiende que esto ha cambiado y “es una tendencia mundial”.

“En otros países ya se ha demostrado que no hay criminales, no son enfermos, si no todo lo contrario. Recalquemos todos los sectores que participan en la marcha, porque son amplísimos. Uno de los puntos del manifiesto que vamos a leer es que se deje de criminalizar al consumidor, sea por lo que sea, por uso recreativo o medicinal”, remarcó.

“Esta es la sexta marcha que se realiza y este año va a participar mucha gente que antes tenía miedo de hacerlo, pero hoy ya lo considera un derecho. Entonces, no tiene ningún problema en mostrarse”, agregó.

La fuerza de las mamás

Sin dudas, la lucha de las madres por la utilización del cannabis medicianal como un paliativo para la enfermedad de sus hijos, fue un gran avance respecto del cambio de mirada en torno a la planta. Esto también fue destacado por Galíndez, que habló del “poder de las madres de Mamá Cultiva y otras organizaciones” que lograron la sanción de una ley a nivel nacional y también otra a nivel provincial autorizando la utilización de aceite de cannabis en el tratamiento de determinados padecimientos.

“Hoy el aceite puede servir para una enfermedad, pero también lo pueden consumir personas mayores. Se está descrubriendo un amplio abanico de problemas que se pueden solucionar a través del consumo, por eso todavía tenemos esperanzas de que la ley (nacional) que nunca se reglamentó avance. Todavía está todo en el aire”, señaló.

En esa misma dirección, diferenció lo ocurrido en Santa Fe en torno al tema y dijo que “es un orgullo” que la provincia haya avanzado en una ley, en la investigación y producción a través del LIF y en la autorización de tratamientos a través de Iapos.

“Es un avance importantísimo, y queremos que Santa Fe sea pionera en varios temas con respecto a esto. Por suerte está también el apoyo de algunos sectores políticos que entienden más que nada que realmente hay darle un marco legal que sea justo para todos”, finalizó.