Siguen las internas en la CGT

La principal central obrera de la Argentina está viviendo días de internas políticas muy fuertes. En una reunión clave, los principales dirigentes de la CGT delinearon los detales a seguir en el futuro para determinar cómo y cuándo se llegaría a elegir una nueva comisión directiva. Representantes de los sindicatos conocidos como “los Gordos”, los gremios “independientes” y los de las 62 Organizaciones ratificaron los primeros pasos para definir una conducción “de unidad”.

El almuerzo se hizo en la sede del barrio de Boedo del Sindicato de Petroleros que comanda el senador Guillermo Pereyra, con la mira puesta en la reunión del Consejo Directivo del 3 de mayo, determinante para el futuro del organismo.

Ese día sería el comienzo de un proceso de elecciones en la CGT que implicaría que primero se convocara al Comité Central Confederal para llamar, a su vez, a un congreso normalizador para agosto con el fin de votar nuevas autoridades.

Por los “gordos” estuvieron el triunviro Héctor Daer (Sanidad) y Armando Cavalieri (Comercio); por los “independientes” asistieron Andrés Rodríguez (UPCN) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias); por el MASA hicieron los propio Omar Viviani (Peones de Taxis), Sergio Sasia (Unión Ferroviaria) y Oscar Mangone (Gas) y por las 62 Organizaciones fue Julio Estévez (UPSAFIP).

Daer, Rodríguez, Lingeri y Mangone fueron algunos de los que hablaron: todos coincidieron en la necesidad de lograr la unidad para la próxima CGT, mientras comían sandwiches de lomo y empanadas con vino y gaseosa.

La importancia de la reunión radicó en ver cuánto apoyo tiene cada sector sindical para obtener un acuerdo que permita elegir una conducción nueva, tras dos años del triunvirato que sigue por ahora. Se necesitan 19 integrantes de los 37 para sesionar el próximo 3 de mayo y, así, iniciar el proceso eleccionario frenado por Luis Barrionuevo en la última reunión del Consejo Directivo.

Las internas dentro del organismo explotan. Además de las rispideces con el sector del barrionuevismo, un grupo importante de sindicatos está alejado de Hugo Moyano tras la marcha contra las políticas de Mauricio Macri que lo unió a agrupaciones sindicales históricamente enfrentadas con la CGT, como la CTA, algunas organizaciones políticas kirchneristas y de izquierda.