Ministerio público de la acusación de Santa Fe

Un hombre de 44 años cuyas iniciales son RER quedó en prisión preventiva en el marco de una investigación por delitos contra la integridad sexual en perjuicio de su propia hija (menor de edad) cometidos en la ciudad de Santa Fe. Así lo resolvió el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Luis Octavio Silva, a raíz del pedido planteado por la fiscal Alejandra Del Río Ayala en una audiencia de medidas cautelares celebrada esta mañana en los tribunales de la capital provincial.

El pasado domingo, la fiscal del MPA ya le había atribuido la autoría del delito de abuso sexual gravemente ultrajante calificado (por el vínculo y por la convivencia) en concurso real con la autoría del delito de promoción a la corrupción de menores agravada (por el vínculo y por la convivencia)

Abusos sistemáticos

Los ilícitos que investiga la fiscal Del Río Ayala fueron cometidos en fechas indeterminadas durante tres años. “Entre 2013 y 2016, la niña fue abusada en reiteradas oportunidades por su padre, de manera continua y sistemática”, precisó la fiscal. “Los hechos produjeron sometimiento y humillación sexual en la víctima”, agregó.

La fiscal del MPA agregó que “el imputado también obligaba a su hija a cometer acciones con entidad suficiente para adelantar su libre y normal desarrollo sexual”. En tal sentido, fundamentó su planteo en “no sólo la exposición a la actividad sexual a la que fue sometida la menor, sino también en su corta edad, la diferencia de edad con el imputado, la relación que los unía y la persistencia, modalidad y duración en el tiempo de los ilícitos”.

Desde Córdoba

Del Río Ayala detalló que “cuando la pareja del imputado –que es la madre de la niña– se dio cuenta de los abusos, llamó a la policía, el hombre inmediatamente se fue de la casa que compartían y se desconocía su paradero”. Sin embargo, la fiscal precisó que “las tareas de investigación realizadas nos permitieron determinar que estaba radicado en la provincia de Córdoba, desde donde llamaba a su expareja –sin decirle su ubicación– para amenazarla y pedirle que dejara de lado la denuncia por los abusos”.

“La semana pasada, se realizó un allanamiento –con la debida autorización– en la vivienda en la que estaba en Córdoba y una comisión policial lo detuvo. Luego se hicieron todos los trámites judiciales correspondientes y se lo extraditó a Santa Fe. El viernes alrededor de las 22:00 ingresó a nuestra provincia en calidad de detenido para ser sometido al proceso penal”, concluyó la fiscal.