Lo que le faltaba. Oscar Cabezas se desgarró. Claro que el club luego emitió un comunicado oficial argumentando que el defensor padecía “una lesión grado II de bíceps femoral derecho” tras los estudios realizados. Para Central se tratará de una baja por demás de sensible por el rendimiento que venía luciendo el juvenil. Según constató Ovación, el colombiano tendrá para tres semanas de recuperación. El domingo ante Racing su lugar en la zaga central será ocupado por Mauricio Martínez, pese a que ante River desentonó de lo lindo, sea jugando en el medio como en el fondo.

   Los canallas siguen cosechando pálidas desde el punto de vista de los lesionados. Por diversas circunstancias vienen perdiendo soldados. La enfermería sigue a full, pese a que también es verdad que este mismo cuerpo médico había informado en su momento que Cabezas tenía un esguince de rodilla y a los tres días estaba corriendo como pancho por su casa.

   Ahora se constató que el cafetero tiene una lesión muscular grado II en el bíceps femoral derecho. Por ese motivo tuvo que dejar el pasado domingo el estadio Monumental cuando venía siendo lo más regular del equipo auriazul.
   Pero al rechazar una pelota en el arranque del complemento quedó tendido y clamando con mucho dolor el cambio. Resta acotar que el defensor sufrió por primera vez una lesión de este tipo. Al menos así lo certificó el propio futbolista en diálogo con este medio una vez que había dejado el estadio millonario con rumbo a esta ciudad.

   Ayer fue sometido a una serie de estudios para certificar lo que muchos presagiaban. La noticia llegó a la tarde. Y no fue la mejor. Se rompió solito, No hubo ningún choque o algún roce con otro jugador. Por lo que siguen estando bajo la lupa los preparadores físicos debido a las diferentes lesiones que azotan al plantel desde que arrancó el año.

   Lo que esperan en Arroyito es que sean sólo tres semanas como se estipula y no algunos días más. Pero todo irá dependiendo también de cómo vaya respondiendo el cuerpo de Oscar ante los pasos a emplear desde hoy mismo.

   Porque la recuperación junto a los kinesiólogos comenzará tempranito en Arroyo Seco para no perder tiempo. El juvenil deberá hacer una rutina específica durante varios días. Y cuando acuse mejoría entonces recibirá más cargas hasta que sea el turno de volver a moverse junto al plantel.

   Pero eso recién será unos poquitos días antes de jugar la revancha ante San Pablo en Brasil por la Copa Sudamericana, que está pactada para el 9 de mayo en el emblemático estadio Morumbí.

   Sin dudas, Rosario Central perdió una pieza muy valiosa en la actualidad. Tendrá además que cruzar los dedos para que Caramelo Martínez recupere el nivel que tenía hasta antes de lesionarse con Godoy Cruz para hacer olvidar la seguridad que venía luciendo el pibe Cabezas en los últimos encuentros.