La terminal se llenó a media mañana y los pasajeros debieron viajar en los directos.

El inicio y el final son un caos para los pasajeros que se manejan con las empresas de colectivos que recorren la región. Puntualmente, este lunes los reclamos se focalizaron en los micros de la 33/9 quienes dejaron gran cantidad de personas varadas en la ruta 92.

Desde las 5 de la mañana, en Los Molinos y Arequito la gente se quedó sin viajar. Como los buses estaban repletos, los choferes se limitaban a hacer señas a la gente que no podían subirlos y así seguían su camino a Casilda y Rosario.

A las 10 de la mañana, Adriana relató en Radio Casilda que hacía desde las 7, que no podía tomar un colectivo en Arequito. “El chofer que pasó a las diez menos diez, me dijo que en la primera de las cuatro paradas había dejado a treinta pasajeros varados. Imaginate que en Arequito nada más quedamos todos esos, se llenan dos colectivos más”, describió la situación.

Un inspector que se encontraba en la Terminal de Casilda, reconoció que se acumulan las denuncias y que de su parte, se limita a informar a sus superiores pero hasta el momento no hay noticias que coloquen refuerzos para transportar a quienes trabajan, estudian y concurren a centros médicos en las ciudades más importantes de la región.

Incluso en Casilda, también se quedó gente sin viajar ya que los micros venían repletos, unos pocos pasajeros bajaron en la terminal y otro puñado alcanzó a subir. Dada la situación, la mayoría debió esperar hasta el próximo coche con salida directa para poder irse a Rosario.