Familiares de unos 40 detenidos del pabellón 14 de la cárcel de Piñero protagonizaron ayer una curiosa protesta al negarse a salir del predio en apoyo a un reclamo de los internos por la prohibición de usar celulares para comunicarse con el exterior. Según confirmaron desde el Servicio Penitenciario (SP) santafesino, cerca de las 17 unas 40 mujeres, 17 niños y cinco hombres se negaron a abandonar el pabellón adhiriendo así al pedido de sus parientes allí detenidos, entre ellos, presos de alto perfil como Lautaro y Alan Funes.

La situación se destrabó sin violencia sobre las 22 cuando esas personas aceptaron retirarse luego de que las autoridades de la cárcel les aseguraran que el derecho a la comunicación se respetará pero con telefonía fija.

Inhibidores

El Ministerio de Seguridad santafesino informó de la situación con un comunicado emitido ayer a la noche para explicar que la protesta en el pabellón 14, “donde están entre otros presos de alto perfil como Alan y Lautaro Funes”, se inició cerca de las 17 y que algunos de los familiares que habían ido de visita se negaban a salir. “El reclamo puntual es porque no pueden usar celulares para comunicarse con el exterior”, indica el escrito.

“La semana pasada —continúa— el SP hizo requisas en el lugar y está avanzando con la instalación de inhibidores de señal para evitar que los internos violen las normas de seguridad. Estas medidas provocaron que los reos retengan a las visitas ya que dicen estar «incomunicados». Desde el Ministerio de Seguridad que encabeza Maximiliano Pullaro se llevan adelante distintas acciones para mejorar el control de los detenidos; principalmente aquellos de alta peligrosidad. Algunas de ellas debimos quitarlas por orden de la Justicia. Los controles causan una molestia evidente entre aquellos delincuentes detenidos que lejos de intentar cambiar su forma de vida, pretenden seguir con su accionar delictivo incluso tras las rejas”.

Las fuentes consultadas señalaron que sobre las 22 los familiares aceptaron retirarse. “El personal del Servicio Penitenciario logró resolver la situación sin el uso de la fuerza”, confirmaron desde el Ministerio de Seguridad. “A través del diálogo se logró destrabar la situación. Se les aclaró que el derecho a la comunicación de loso internos será garantizado pero que ninguna manera podrán utilizar celulares”, sostuvo Lucía Masneri, vocera del SP.