Después de que el presidente francés Emmanuel Macron aseguró que había convencido a Donald Trump de permanecer en Siria a largo plazo, la vocera de la Casa Blanca rompió el silencio y aclaró cuál será la postura de Washington. “La misión de Estados Unidos no ha cambiado, el Presidente ha sido claro en que quiere que las fuerzas estadounidenses vuelvan a casa tan rápido como sea posible”, aseguró Sarah Sanders.

Leer más:

Francia convenció a EEUU de permanecer en Siria a largo plazo

La frase de la secretaria de prensa, difundida por los medios locales, generó más incertidumbre sobre los futuros pasos del mandatario, después del bombardeo del sábado en respuesta a un presunto ataque químico del gobierno de Bashar al Assad.

Emmanuel Macron, que también participó de la medida de fuerza junto a su homóloga británica Theresa May, había asegurado que el plan a seguir era mantener la posición en Siria, ya que era “algo necesario”. Y defendió la legitimidad de los bombardeos contra los tres blancos vinculados al programa de armamento químico.

“Quiero salir. Quiero traer a nuestras tropas de vuelta a casa, empezar a reconstruir nuestra nación” , había anunciado Trump a principios de abril. Su postura no fue bien recibida por altos mandos del Ejército, que consideraban que todavía debían intervenir en el país.

A pesar de la resistencia, el mandatario se había mostrado dispuesto a dejar un pequeño grupo de militares con el objetivo de preparar a las fuerzas de seguridad locales.

Pero el bombardeo del sábado terminó por desatar la tensión internacional. Según la vocera del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Dana White, la operación fue “cuidadosamente orquestada para evitar bajas civiles”. Y la consideraron todo un éxito.

A diferencia del ataque del año pasado, en donde el gobierno estadounidense arremetió contra la base aérea de Shayrat, en esta oportunidad apuntaron contra las instalaciones de investigación y desarrollo de las armas químicas. “Estamos convencidos que hemos limitado su capacidad”, aseveró White.