La plana mayor del Gobierno se reúne con los integrantes de la Corte Suprema, en un encuentro que, en lo formal, será para acordar una serie de reformas para el Poder Judicial. Aunque en el plano político el encuentro suma muchos otros condimentos, de gran sensibilidad tanto para el Ejecutivo como para el máximo tribunal de Justicia.

La reunión, de la que participarán el ministro de Justicia Germán Garavano, el jefe de Gabinete Marcos Peña y el presidente de la Corte Ricardo Lorenzetti, más el resto de los miembros, se producirá en medio de la escalada de tensión entre la diputada de Cambiemos Elisa Carrió con el titular del máximo tribunal. En las próximas horas la legisladora oficialista ampliará su pedido de juicio político contra Lorenzetti, con el que mantiene un enfrentamiento de larga data.

El encuentro será además en momentos de alto voltaje con el máximo tribunal por las acusaciones contra la Corte por la filtración de las escuchas entre Cristina Kirchner y Oscar Parrilli, como lo plantearon tanto Carrió como el kirchnerismo. Es que las grabaciones judiciales a las conversaciones -las “pinchaduras”- están a cargo de un organismo que depende del máximo tribunal.

En pleno escándalo por las difusiones de las grabaciones, el Gobierno le ofreció a Lorenzetti la posibilidad de que la Dirección General de Interceptación y Captación de las Comunicaciones vuelva a manos de la Procuración General de la Nación, a cargo del interino Eduardo Casal, pero el presidente de la Corte todavía no respondió sobre esta posibilidad.

El encuentro será a las 17 del lunes en el Palacio de Tribunales. Entre otros temas dialogarán sobre el expediente electrónico, una de las reformas en las que existe consenso, y de otros temas que generan rechazo en el Poder Judicial, como la extensión del horario de atención en Tribunales, que en la actualidad es de 7.30 a 13.30.

En esta línea, el presidente Mauricio Macri reclamó en Perú, donde participó de la Cumbre de las Américas, pidió que que los temas “tengan decisiones de fondo, y en un tiempo razonable”. Además criticó que los procesos “no se terminan nunca, y por eso 15 o 20 años después recién tenés condenas”.

La arremetida legislativa de Carrió

En la previa al encuentro, Carrió ampliará a primera hora en la Cámara de Diputados su pedido de juicio político contra Lorenzetti, al que acusa de usar las escuchas “para generar su servicio de inteligencia”.

“El doctor Lorenzetti está montando un aparato de inteligencia a través del sistema de escuchas, del de peritos y a través de la nueva asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado”, indica el texto que presentará la legisladora.

En la ampliación de su denuncia argumenta además que el titular de la Corte “repartió cargos de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (de la que depende la oficina de escuchas) entre jueces y fiscales, no sólo promoviendo el nepotismo judicial sino también intentando lograr el silencio de sus inferiores en la Justicia”.