En los últimos minutos del partido, cuando no se sabía si el partido era para Unión o para Tigre, Federico Beligoy expulsó a Manuel De Iriondo y Sebastián Prediger.

Los dos futbolistas se vieron envuelto en una polémica donde hubo forcejeos e insultos entre ambos a lo que el juez del partido la hizo corta y repartió tarjetas.