Virgen de Guadalupe

En los minutos previos a la celebración de este sábado por la noche, el párroco de la Basílica de Guadalupe, el Padre Olidio Panigo, expresaba su emoción por la convocatoria de cientos de niños, jóvenes y familias santafesinas y de otras partes de nuestro país y de los países limítrofes.

!Es un día muy hermoso, la cantidad de chicos que participaron a pesar del mal tiempo, ellos que siguieron con sus paraguas en la celebración de esta mañana y ahora esta ofrenda a la Virgen como agradecimiento por lo que nos concede durante todo el año”.

Asimismo, destacó la “buena participación de la gente que nos convoca por segundo año consecutivo en la salida de la imagen de la Virgen a la puerta de la Basílica un sábado por la noche”.
El cielo estrellado fue partícipe de una noche única e inolvidable donde miles de fieles se convocaron en torno a la imagen de la Virgen de Guadalupe.

El padre Panigo, además, manifestó que “la gente viene a pedir frente a situaciones concretas y a agradecer. También es una tradición familiar que se mantiene a lo largo de estos años”.

“La virgen es parte de la vida familiar, se mantiene la tradición y hay un compromiso de venir a celebrar este día de Guadalupe”.

Panigo recordó su llegada a la Basílica, un año antes de aquel año 2003, trágico para nuestra ciudad, tras sufrir la inundación. “Hace 16 años estoy y me acuerdo cuando ocurrió la inundación y cómo la gente se acercaba a nuestra iglesia y pedía por sus vecinos, viendo la solidaridad de los santafesinos, por aquellos que no podían venir”.

“También llama la atención la cantidad de milagros que sucedieron, tantas realidades que pudieron ser cambiada gracias a la intersección de la Virgen”.
Luis Mino también compartió la emoción por la cantidad de gente que se llegaba hasta el camarín de la Virgen y la emoción por la participación de la gente. “Hay más de una cuadra de fila de personas, demostrando un emocionante fervor por la Virgen”.

La salida de la Virgen

Minutos después de las once de la noche, con la conducción de Luis Mino, miles de peregrinos esperaban por la imagen de la Virgen en la explanada de la Basílica de Guadalupe.

Con las manos en alto, con los pañuelos mirando al cielo, por momentos con los aplausos en su honor, nuevamente sus hijos en la fe, le regalaron su presencia, su emoción y su canto.

Exactamente cuando el reloj marcaba las 23.21hs, la imagen de la Virgen María de Guadalupe, alzada por los fieles y junto al santo Rosario, fue sacada a la explanada ante el canto de “Viva la Virgen” mientras sonaban con fuerza las campanas de la Basílica.

Envuelta en familia, la madre de Guadalupe bajo el lema: “Que seamos una iglesia misionera”.
Luego, el coro de la parroquia acompañó la celebración con cánticos a la virgen.

Finalmente, cerca de la medianoche, entre el resonar de campanas, la imagen de María de Guadalupe volvió a la Basílica.

La celebración a la Patrona de Santa Fe continuará este domingo.