La familia rafaela Szewc y sus socios alemanes Loeffler durante la inauguración.

En un amplio predio ubicado en el corazón del Parque de Actividades Económicas Rafaela (PAER), en la noche de ayer quedó formalmente inaugurada la planta industrial de Thermofin Sudamérica S.A.; una empresa de capitales mixtos alemanes y argentinos -rafaelinos-, que si bien ya producía en Rafaela cumpliéndose su 10º Aniversario, en la víspera inauguraron su nueva planta industrial y centro de operaciones, con todo el brillo y vanguardia tecnológica que era de esperar.
Estuvieron presentes en la inauguración, Bernd Loeffler, presidente de Thermofin Alemania y Francisco Szewc, presidente y socio fundador de Thermofin Sudamérica S.A.
También Willy Loeffler -fundador de Thermofin Alemania- y Juan Szewc -fundador de Frio-Raf S.A.- y padres de los socios fundadores de Thermofin Sudamérica, además de pioneros en la industria de la refrigeración. Acompañaron el evento además los socios y miembros del directorio Fernando y Marisa Szewc, su madre Elsa, y demás miembros de la familia.
Asimismo, participó de este encuentro el intendente municipal de la ciudad de Rafaela, Luis Castellano; la secretaria de Energía de la provincia de Santa Fe, Verónica Geese; el subsecretario de Industrias y Agregado de Valor de la provincia, Walter Kreni; y el concejal Jorge Muriel.
Estuvieron presentes además, el administrador del Proyecto Latinoamérica del Instituto Nacional de Refrigeración con Amoníaco, Federico Alarcón López; el presidente del CCIRR, Andrés Ferrero; los expresidentes de Thermofin Sudamérica, Rubén Ascúa y Daniel Pozzo.
En la importante velada de inauguración de la nueva planta, que marca un hito en los 10 años de trayectoria de la firma en Rafaela, sobresalió la presencia de allegados a la firma provenientes de todo el mundo, de países como Australia, Estados Unidos, Alemania, México, Perú, Colombia, República Dominicana, Costa Rica, Chile, Paraguay, Uruguay y Brasil.

LA EMPRESA
Thermofin fue fundada en el año 2002, en la localidad de Reichenbach, Alemania, por Bernd Loeffler, proveniente de una familia con una tradición de 50 años en la producción industrial de equipos de refrigeración, acondicionamiento de aire e intercambiadores de calor.
Desde entonces, la empresa, en constante expansión, provee a clientes en todo el mundo. En ese contexto de crecimiento y desarrollo, sólo seis años después, en 2008, se fundó Thermofin Sudamérica S.A., aquí en nuestra ciudad, como un emprendimiento conjunto con la familia Szewc, que también posee una reconocida trayectoria y experiencia en el rubro de la refrigeración: recordemos que sus integrantes también han creado y llevado adelante, desde hace décadas la empresa Frío Raf S.A.
En sus inicios, Thermofin Sudamérica producía en una pequeña planta, que a lo largo de estos diez años, se ha ido ampliando en diferentes locaciones hasta llegar a estas nuevas y modernas instalaciones.
Thermofin Sudamérica se dedica principalmente al mercado sudamericano, pero también colabora con su par alemana en cubrir la demanda de otros importantes destinos del mundo y en Europa.
Su producción más importante en nuestro país son los intercambiadores de calor aletados con tubos de acero inoxidable para aplicaciones industriales vinculadas al almacenamiento de frutas, procesamiento de carne, pescado y lácteos, entre otros fines.
Thermofin consiguió entrar rápidamente en el mercado de América del Sur, gracias a la tecnología y el saber hacer alemán, que aquí se suman a la capacidad y calidad de trabajo que distinguen a Rafaela, y a la experiencia y el espíritu emprendedor de la familia Szewc.

DISCURSOS Y CORTE DE CINTAS
A la hora de los discursos hicieron uso de la palabra en primer término, el presidente y socio fundador de Thermofin Sudamérica S.A., Francisco Szewc.
Seguidamente, el administrador del Proyecto Latinoamérica del Instituto Nacional de Refrigeración con Amoníaco, Federico Alarcón López; la secretaria de Energía de la provincia de Santa Fe, Verónica Geese, quien envió saludos para la ocasión de parte del gobernador Miguel Lifschitz, a la vez que felicitó a los emprendedores locales; y el intendente municipal de la ciudad de Rafaela, Luis Castellano.
Posteriormente la ceremonia siguió con un descubrimiento de placa alegórica, donde se aplaudió entusiastamente la iniciativa de estos pioneros industriales, un hecho más que significativo en estos tiempos en que tanto necesitamos producción y trabajo.
Luego vino el tradicional corte de cintas, del cual formaron parte Bernd Loeffler, Francisco Szewc, Daniel Pozzo, Luis Castellano, Fernando y Marisa Szewc y Verónica Geese.
Para finalizar, antes del agasajo se realizó una recorrida por la planta.

PALABRAS
Durante el uso de la palabra, el presidente Francisco Szewc, además de agradecer a allegados y amigos por “hacer posible esta realidad” destacó -muy emocionado en algunos tramos-, “agradecer a nuestro padre Juan, que nos enseñó a Fernando, a Marisa y a mí, mucho más que un oficio o un negocio. Nuestro padre nos transmitió el valor del esfuerzo y de la honestidad, nos enseñó a poner la vista más allá del beneficio inmediato. Esta planta que hoy inauguramos es el fruto de ese modo de trabajo y de enfrentar la vida. Y una figura fundamental es nuestra madre Elsa que siempre acompañó incondicionalmente a nuestro padre”, dijo Francisco Szewc con voz entrecortada.
Además destacó: “los valores de amistad y de confianza [de mi socio Bernd], porque los lazos con nuestra empresa hermana europea se basan en esos dos pilares”, señaló.
A su turno el intendente Luis Castellano sostuvo que, “este momento es un hito histórico para una familia que viene trabajando desde hace mucho tiempo […] y mencionó dos palabras que son clave para el desarrollo de la ciudad de Rafaela: la confianza y la amistad”.
Prosiguió Castellano: “y en el desarrollo de ese pensamiento a futuro, de la generación de empleo, de la irrupción y cambio tecnológico, ganar mercados, entender cómo es la lógica de las transacciones comerciales, comenzar a exportar, entenderse con socios locales o internacionales, tratar con empleados y proveedores, la amistad y la confianza son claves”. “Y eso -agregó- es un valor […] Veo aquí a muchos empresarios de la ciudad que tienen la misma matriz. Rafaela es eso, se ha construido fundamentalmente en base a valores que transmitieron de abuelos a hijos y a nietos. Esa matriz productiva está basada en la amistad y en la confianza, decir las cosas como son y trabajar con la verdad”, precisó el Intendente.
“Rafaela es eso y a veces -distinguió el Intendente- nosotros como Estado local tenemos que esforzarnos mucho para estar a la altura de esa altísima vara que pone el rafaelino […] En este sector de la ciudad trabajan alrededor de 2.500 personas, pequeñas empresas que están en el Parque Industrial y el PAER, en el ITEC estudiando y esto está generando un polo en el sector norte de la ciudad que tiene una potencialidad impresionante y hay que estar arriba para poder liderar el proceso. Esta empresa Thermofin hace punta en este lugar y como Intendente quiero brindarles un enorme agradecimiento”, concluyó el mandatario local.