Katherine Rocío Jopia junto a sus hijos.

Cansada del maltrato de su pareja, tanto psicológico como físico, Katherine Rocío Jopia decidió abandonar su hogar en Valle Fértil junto a sus pequeños hijos y tras viajar casi 250 kilómetros a dedo, llegó a la Ciudad de San Juan para pedir ayuda. Una vecina la acercó hasta las oficinas de Diario Huarpe. Tras hacerle una nota, el medio de comunicación le dio intervención a la Dirección de la Mujer, que tomó cartas en el asunto.

La tranquila vida que reina en San Agustín de Valle Fértil, una localidad sanjuanina de menos de 4 mil habitantes, se volvía un infierno puertas adentro para Katherine. Día a día, esta mujer de 23 años debía enfrentarse a la violencia que ejercía su pareja, Jorge Luis Fernández, con quien convivía en el barrio Costanera Norte.

El episodio que colmó el vaso ocurrió a mediados de marzo. Katherine había regresado tras visitar a su familia en Mendoza, de donde es oriunda, cuando se encontró nuevamente con los maltratos de su marido, quien tras violentarla llegó incluso a encerrarla en una habitación. El día siguiente, la mujer denunció a su pareja en la Comisaría 12º y luego se resguardó en la casa de la exesposa de su hermano.

Decidida a viajar a la capital sanjuanina para pedir ayuda, salió a la ruta con sus hijos de uno, dos y cuatro años y comenzó a hacer dedo. Así llegó hasta la ciudad y se acercó a la sede de Diario Huarpe, donde contó su testimonio. Desde el medio llamaron al 102 y tomó intervención en el caso la Dirección de la Mujer.

Desde el ente provincial aseguraron que la mujer fue trasladada junto a sus hijos a un refugio de protección para víctimas de violencia de género. Allí fue asistida psicológicamente por profesionales. Además, comenzó a recibir asistencia judicial para el proceso que deberá enfrentar a futuro.