Cada día es más común en los hospitales que tras dar a luz, la matrona ayude a la nueva a madre a amamantar. El rito suele ser nacer, poner al bebé piel con piel y enseñar al recién nacido y a la madre a acoplarse, algo que debería suceder siempre, pero no ocurre en todos los lados, según explican desde la Organización Mundial de la Salud y UNICEF .

Con el fin de recalcar la importancia de la lactancia en los centros de salud, ambos organismos han publicado una guía, titulada Los 10 Pasos para la Lactancia Materna. “Amamantar a todos los bebés desde el minuto cero y hasta, por lo menos, los dos años salvaría anualmente a más de 820.000 niños menores de cinco años”, subrayan ambos organismos.

“Esta iniciativa se refiere sobre todo a las primeras horas de vida del bebé y lo que ocurre en las unidades de maternidad y los paritorios. Es esencial que la lactancia comience de forma apropiada y que la mujer lo haga con éxito”, explicó Laurence Grummer-Strawn, experto de la OMS. “Además”, prosiguió, “comenzar a amamantar durante la primera hora de vida reduce el riesgo de que el recién nacido tenga una infección o esté malnutrido”.

Según publicó El País, la OMS lleva décadas informando sobre la importancia de la lactancia materna, pero ahora el organismo internacional hace un llamamiento para que se mejore esta conducta en los primeros seis meses de vida. Actualmente en el mundo “tan solo un 40% de mujeres lo hace”.

Esta nueva guía, promovida por ambas organizaciones, es una actualización de la antigua que estaba vigente hace décadas. “Los 10 pasos originales iban dirigidos al nacimiento ideal, a los bebés nacidos a término (en la 39 semana de gestación). En cambio, estos nuevos puntos son aplicables también a los prematuros, bebés con bajo peso o enfermos”.

En España nacen cada año unos 29.000 niños prematuros, es decir, antes de la semana 37, y representan el 75% de los ingresos hospitalarios en neonatos, según los últimos datos ofrecidos por la Sociedad Española de Neonatología (SENeo). En Europa, son 500.000 los que lo hacen anualmente.

Lo más importante de esta guía para ambos organismos es que la madre y el bebé hagan piel con piel nada más nacer y que no se les separe ni un momento, “lo que facilita la lactancia y su éxito”. El experto quiso puntualizar que “las madres no tienen que sentirse culpables si deciden abandonar la lactancia. A muchas de ellas no se les ayuda al principio de la lactancia lo que las lleva a abandonarla antes de tiempo”.

Los 10 pasos para el éxito de la lactancia materna

  1. Cumplir todos y cada uno de los requerimientos en relación con las fórmulas artificiales, lo que exige que se tengan pero no se promocionen.
  2. Asegurarse de que toda la plantilla del centro tiene el conocimiento suficiente y las habilidades suficientes para dar apoyo en la lactancia
  3. Hablar e informar sobre la lactancia materna a la mujer y sus familiares
  4. Practicar el piel con piel nada más nacer
  5. Apoyo a las madres en el inicio del amamantamiento
  6. No hay que dar otro alimento al recién nacido, a no ser que se requiera por prescripción médica
  7. Madre e hijo deben estar las 24 horas juntos
  8. Enseñar a las mujeres a detectar las señales que indican que su pequeño quiere mamar
  9. Aconseje a las madres sobre el uso y los riesgos de alimentar biberones, tetinas y chupones
  10. Coordinar el alta para que los padres y sus bebés tengan acceso oportuno a asistencia y atención continua.

La estrategia de la OMS para promover la lactancia materna en las últimas décadas está incluida en su iniciativa de Hospitales amigos de los niños, donde ya se aplican la mayoría de los pasos incluidos en este plan. Sin embargo, Grummer-Strawn reconoció que solo un 10 % de las unidades maternas están reconocidas como tal.

Los beneficios del método ‘piel con piel’

El contacto físico entre el bebé sea prematuro o a término y la madre se denomina método madre canguro (MMC). Fue ideado en 1978 por Edgar Rey Sanabria, neonatólogo colombiano, y se introdujo por primera vez en España en 1995. Con el aval científico de que su aplicación tiene beneficios claros en los procesos de crecimiento y estimulación de los recién nacidos. En 2017, unos investigadores canadienses fueron más lejos y aseguraron que estos beneficios se prolongan en el tiempo, hasta unos 20 años.

  1. “Es un método que no necesita tecnología, pero que es de gran ayuda, sobre todo, para los niños prematuros (nacidos con menos de 37 semanas) o que nacen con bajo peso (2.500 gramos o menos)”, aseguran los autores del estudio 20 años analizando el método canguro vs. el cuidado tradicional. Según los autores, el MMC va más allá del contacto piel con piel. Además, para que sea eficaz, también requiere que la madre amamante a su hijo siempre que pueda y que se haga un seguimiento estricto de ambos por lo menos durante el primer año de vida. Este método “puede hacer que baje el número de prematuros que fallecen”, concluyeron.