Una mujer denunció que fue apaleada y torturada por dos desconocidos en su domicilio de la ciudad de Salta tras vincular a su ex esposo, un integrante del Servicio Penitenciario Federal, con la desaparición de María Cash, la joven diseñadora porteña que fue vista por última vez con vida en julio de 2011.

Según el abogado de la familia Cash, Pedro García Castiella, la denunciante, oriunda de Salta y de entre 45 y 50 años de edad, vinculó con el caso a su ex esposo durante una presentación realizada en una fiscalía de la ciudad de Buenos Aires.

No obstante, regresó a Salta para confirmar su denuncia y recibió un salvaje agresión a mano de dos personas en su propio domicilio. De acuerdo con el sitio del diario El Tribuno, la mujer denunció que además de ser golpeada con palos, fue tajeada con un arma blanca con la inscripción “el macho siempre gana”, frase que según el relato los atacantes le repitieron en forma verbal de manera insistente.

La víctima, que además de a su ex esposo vinculó a otros dos efectivos del SPF y una red de prostitución con la desaparición de la joven, mantenía una fuerte disputa conyugal con el denunciando, según el letrado.

García Castiella dijo, en declaraciones a la radio Cadena 3, que “en la causa no hay mayores giros. Hay una persona que se presentó a declarar en Buenos Aires manifestando que sabría lo que le ocurrió a María y le adjudicaba la responsabildad a su ex marido, con quien tiene una fuerte disputa familiar”.

El letrado aclaró que, antes del ataque y cuando la mujer fue a Salta a “ratificar la presentación”, no había querido declarar porque pedía protección previa y asistencia psicológica.

Por otro lado, fue cauto al opinar acerca de la veracidad de la denuncia y señaló que debe ser sometida a verificación.

“La vinculación de sus dichos con la causa de María Cash las tenemos que verificar y corroborar. El Juzgado ha llevado adelante medidas para chequear la veracidad de los dichos. No implica un giro en la causa, sino que es una de las tantos testigos que se han presentado”, sostuvo en ese sentido.

La diseñadora desapareció cuando tenía 29 años, tras partir el 4 de julio de 2011 desde la terminal de ómnibus de Retiro hacia Jujuy, para dirigirse a la casa de un amigo.

Lo último que se sabe con certeza es que varios kilómetros antes de llegar a Jujuy, en la ciudad salteña de Rosario de la Frontera, Cash se bajó del ómnibus porque se sentía “incómoda”, según revelaron sus familiares.

Posteriormente, se comprobó que hizo dedo al menos a una camioneta y a un camión, que la trasladaron en primer lugar hacia el este y luego al sur, en dirección a la provincia de Santiago del Estero.

El último contacto que la joven tuvo con sus allegados se concretó por correo electrónico cuatro días después de su partida de Retiro.