Lo reza el dicho y deberá ratificarlo Unión: el que pega primero, pega más fuerte. Y anoche el Tatengue dio el golpe inicial tras vencer a Villa San Martín por 98 a 59. Fue en el marco del juego 1 de la serie por octavos de final dentro de la Conferencia Norte de la Liga Argentina. Andrés Mariani se convirtió en el goleador tras sumar 18 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias.

El Malvicino fue escenario de una fiesta en la que el Tatengue ofició de protagonista. Inesperado y sorpresivo, calificativos para un resultado por demás de abultado, que refleja completamente lo sucedido en cancha. Tal como dijo el director técnico, es sólo el primer punto y el plantel no debe confiarse, pero es un excelente arranque para los ánimos.
Desde el principio hasta el final: siempre dominó el local. Villa San Martín estuvo al frente sólo una vez, y fue con un doble en los segundos iniciales. Luego, Nicolás Borsellino lo empató y Rodrigo Haag, de tres, hizo que comience una suma que terminaría siendo más que exuberante, por la ventaja de uno sobre otro. Sólo en el parcial de arranque, el dueño de casa lo ganaba por 28 a 15, con una gran actuación de Haag, a quien se le abrió el aro.

En el período siguiente, nuevamente mandaría el Rojiblanco. El capitán, Miguel Isola, saltó al rectángulo para dejar descansar a sus compañeros, y marcó de dos. Andrés Mariani y Matías Borsatti también pusieron lo suyo, mientras que Borsellino se volvía cada vez más importante en ambos frentes. Luego, la visita hizo un parcial de 8-0 para acercarse, pero un buen ingreso de James Cambronne, con la ayuda de Rodrigo Sánchez y Gastón Torre neutralizó lo conseguido por los chaqueños y se fueron al vestuario ganando por 48-29.

El tercer cuarto fue letal para los conducidos por Gastón Castro. Sólo lograron hacer 10 puntos, mientras que por el otro lado fueron 27. A fuerza de una defensa aguerrida y buena ofensiva, al Tatengue le sobraron diez minutos para rematar la noche. En esta instancia, Andrés Mariani fue más que importante, al igual que Rodrigo Sánchez y, nuevamente, Borsellino. A los últimos 10 minutos, Unión llegó con una diferencia a favor de 36 tantos (75-39).

Ya en el final, dos triples alimentaron a los de Juan Francisco Ponce. Los cordobeses Santiago Ferreyra y Andrés Mariani entraron con las manos calientes y ayudaron a seguir acrecentando la ventaja. Andrés Jaime, también de tres, hizo que el marcador muestre la mayor diferencia a favor, que fue de 42 unidades. Por último, Raymond Mitchell III embocó de dos para descontar y que el resultado sea 98 a 59.

Sobre el encuentro, Tito Borsellino expresó: “Creo que la defensa fue muy buena. Pudimos mejorar bastante en ese aspecto. Hoy se me dio aportarle al equipo también en ataque. Me voy re feliz. Vine a que Unión gane. Soy jugador de equipo. El sábado va a ser distinto. Ellos son un gran equipo y van a ajustar muchas cosas”.

El DT, Juan Francisco Ponce, también dio su opinión tras el abultado triunfo de Unión y dijo: “Esto es un punto nomás, más allá de la diferencia. Por suerte arrancamos de buena manera. La clave fue la concentración de los chicos, la actitud, y esperamos repetirlo el sábado. Tenemos que imponer nuestro juego, y haciéndolo podemos cerrar el segundo punto”.

Al final, Rodrigo Haag, una de las figuras de la noche, comentó lo sucedido: “La pelota entró, y lo más importante es que ganamos. Necesitábamos sacarnos la ansiedad del primer punto, y lo supimos canalizar en defensa. Cumplimos el plan del DT a la perfección y nos sentimos todos muy cómodos. No tenemos que relajarnos. Hoy estamos contentos y mañana empezaremos a plantear nuevamente el partido”, cerró.

De esta manera, Unión embolsó el primer punto, pero irá en busca del segundo este sábado. Desde las 19.30 horas, nuevamente en el Estadio Ángel P. Malvicino, los protagonistas se verán las caras con Villa San Martín e intentarán repetir lo hecho este jueves. Ganar será clave para salir a la ruta con la tranquilidad de la ventaja.

Informe de Florencia Ramírez